Emery y Beto
Emery y Beto

Arranca la “conjura de Turín” con el convencimiento de ser campeón

En Marbella se dedicará a preparar la final de la Europa League ante el Benfica

Por  3:00 h.

No hay tiempo para más distracciones. Lo que hay en juego es demasiado importante como para que la plantilla del Sevilla FC se distraiga ni un minuto más en la Feria de Abril (en mayo). Tras tener vía libre el lunes, martes y miércoles, la plantilla al completo, incluidos lesionados, se subió ayer en el autobús del equipo que le llevó a Marbella, donde los jugadores permanecerán concentrados hasta el sábado, cuando viajarán directamente a Madrid para jugar el domingo a las 19 horas ante el Getafe, en el Coliseum Alfonso Pérez de la localidad madrileña. Prácticamente, esas dos horas de partido, serán los únicos instantes en los que se piense en el seno del Sevilla FC en otra cosa que no sea en la final de la Liga Europa de Turín del próximo miércoles. Por lo demás, todo será análisis, conocimiento y preparación del choque ante el Benfica.

 

Evidentemente, el mensaje de Unai no va a ser tirar el partido ante el Getafe, que se juega mucho más que su equipo en la cita del domingo, pero los jugadores no lo afrontarán de igual manera inevitablemente. Eso sí, el técnico es consciente, y así se lo ha trasladado a sus futbolistas, de que la imagen en los dos últimos envites ligueros no ha sido la más idónea para preparar una final. Por eso, la cita ante el equipo de Cosmin Contra la quiere afrontar Emery como una prueba de rendimiento del sistema que el equipo sevillista planteará en el césped del Juventus Stadium ante el Benfica. Evidentemente, esto no va a implicar que el entrenador sevillista vaya a tomar el más mínimo riesgo en su once inicial del domingo, en el que faltarán varios de sus titulares días después en Turín, y en el que los tocados o con carga física elevada no serán de la partida.

 

Sin embargo, la «conjura de Turín» estará presente en los tres días que va a estar el Sevilla en Marbella, donde el cuerpo técnico va a trabajar concienzudamente para la cita marcada en rojo en el calendario de la temporada, que puede ser la guinda a un año denominado de transición desde el primer momento por el club y que, ha ido derivando en la oportunidad de hacer de nuevo historia en Europa con la consecución del tercer título en la Liga Europa, antiguamente Copa de la UEFA. Sin embargo, en el seno de la plantilla está prohibido hablar de títulos o mirar más allá del día a día. Es lo que mejor ha funcionado en el vestuario, en una doctrina impartida desde que el equipo coqueteara con los puestos de descenso. El ejemplo más claro fue la semifinal ante el Valencia. Fernando Navarro, uno de los capitanes, avisaba de que hablar de la final, incluso con un 2-0 favorable en la ida, estaba terminantemente prohibido en el vestuario. El partido de vuelta terminó por darle la razón, ya que hasta el último minuto no selló el billete el conjunto sevillista merced al famoso cabezazo de Mbia. Ya lo dijo el propio Emery el miércoles: «hay que ver por qué en Valencia con un 2-0 a favor dimos un nivel tan bajo de lo que somos, pues eso hay que manejarlo para darle la vuelta».

 

La oportunidad de Emery

 

Uno de los que se toma esta final como un reto personal es el propio entrenador del Sevilla FC. Emery va a vivir su primera final como técnico profesional, a pesar de su dilatada experiencia en los banquillos en etapas con el Almería, Valencia o Spartak de Moscú. El preparador de Fuenterrabía ansía coronar su trayectoria, y de paso callar algunas bocas en sus detractores, con un título en su palmarés, tras haberse quedado a las puertas en aquella famosa semifinal cuando dirigía al Valencia ante el Atlético de Madrid. Es la famosa espina que tiene Emery instaurada y que recordó con la frase en la que apelaba a que «Europa me debe una», que después quiso desmentir afirmando que aquella deuda estaba más que saldada.

 

Nico Pareja y Vitolo, antes de partir a la mini concentración de Marbella con miras a Turín

Nico Pareja y Vitolo, antes de partir a la mini concentración de Marbella con miras a Turín. Foto: Jesús Spínola

Eso sí, la primera acción de cara a la final ya está puesta en marcha en el Sevilla FC. En el clásico juego del favoritismo para el choque en Turín, en la entidad de Nervión ya han dado como claro favorito al Benfica, con objeto de trasladarle la presión al conjunto luso. Una actitud lógica, por cuanto los lisboetas repiten final, tras la que perdieron el año pasado ante el Chelsea, y tras haberse proclamado campeón de la Liga portuguesa y de la Copa de la iga ante el Río Ave. Además, el hecho de haber empezado jugando esta temporada la Liga de Campeones, y el haber eliminado al gran favorito en la Liga Europa, la Juventus, corroboran esa condición de favoritos de los lusos.

 

Sea como fuere, la final comenzó a jugarse, y prepararse, desde que Mbia anotó el 3-1 en Mestalla. Desde entonces, Emery se puso manos a la obra y apeló al club a alejarse de la Feria para arrancar la «conjura de Turín». Getafe, inevitablemente, es secundario.

 

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
A muchos nos desmintieron cuando dijimos que vendían a Gameiro por bastante menos de su cláusula de rescisión (40 m… https://t.co/PlT0DieYb6 - 2 horas ago