Carlos Bacca y Kevin Gameiro
Carlos Bacca y Kevin Gameiro

Bacca y Gameiro: “Las finales no se juegan, se ganan”

El francés dice que le da todos los días las gracias a Mbia

Por  5:05 h.

Benfica y Turín son las dos palabras más repetidas por el sevillismo en las últimas fechas. Lo seguirán siendo en los días venideros, pese al incómodo partido de la Liga en Getafe este domingo. Dentro del vestuario que comanda Emery pasa igual: Benfica es la palabra clave. Es el objetivo de un Sevilla con hambre de nueva gloria en Europa. La fortaleza de un rival que el Sevilla quiere asaltar afilando las garras de su estelar pareja de delanteros: Carlos Bacca y Kevin Gameiro. Ambos están asombrando a toda España y se presumen como las armas más podrosas del Sevilla para cazar a las «Águilas». Entre los dos acumulan 42 goles en este curso, tantos que han hecho olvidar nada menos que a Álvaro Negredo, el último gran goleador sevillista. Y los dos hablaron ayer para ABC. «La competencia con Gameiro es muy sana, como se puede comprobar. Él también está haciendo una gran temporada y el beneficiado de todo ello es el Sevilla», explica el  colombiano, quien da siempre «las gracias a Dios por la buena temporada que estoy haciendo». En los mismos términos de compañerismo habla Gameiro, aunque con un castellano más trabado y tímido: «Para ser mi primera temporada en España creo que está bastante bien llevar 21 goles. Bacca es un gran delantero y la competencia favorece al Sevilla. No hemos hecho ninguna apuesta para ver quién acaba con más goles».
Gran culpa de que estemos ante uno de los mejores Sevilla en goles marcados de toda la historia la tienen Bacca y Gameiro. Mientras el colombiano es el titular indiscutible, el francés se ha ganado cada vez más minutos a base de goles, muchos de ellos (seis) en la Liga Europa que ahora intenta rematar el Sevilla en Turín. «No conozco mucho al Benfica, pero Emery nos tiene preparados muchos vídeos para que todos sepamos qué tenemos que hacer. Tenemos muchas esperanzas puestas en la final», indica Gameiro, que aún respira con alivio cada vez que piensa en la jugada del minuto 94 en Mestalla: «Todos los días le doy las gracias a Mbia». La lógica hace pensar que será Bacca el titular en Turín («Es mi momento, lo voy a dar todo», confiesa), pese a que en muchas ocasiones Emery ha apostado por sus dos delanteros desde el inicio. Pero a Gameiro sólo le importa una cosa: «Ganar. Me da igual si marco o no en la final, las finales son para ganarlas y sólo quiero eso. Hemos luchado mucho para este momento». Tampoco le importa que la final sea ante un equipo luso: «Para mí la final es especial por ser una final, no por ser el Benfica portugués. Yo elegí jugar por Francia».

 

Tranquilidad

Si Kevin lleva un gol más que Bacca en la Liga (15 frente a 14), es el colombiano el que acumula una diana más (seis por cinco del francés) en la competición europea. «Como delantero que soy tengo la ilusión de marcar en la final», confiesa Bacca quien, al igual que Gameiro, avisa de que sólo importa alzar el título: «No se tiene una final todos los días y tenemos que aprovecharla y disfrutarla. Sólo pensamos en ganar, porque las finales se ganan, no se juegan». La confianza de los artilleros del Sevilla es alta, pese a que haya algunas dudas flotando en el ambiente tras los partidos en Bilbao y Valencia. Bacca tranquiliza al personal: «No creo que hayamos perdido el ritmo, es verdad que no tuvimos buenas puestas en escena en Valencia y Bilbao, pero no hay que perder la calma».
Para levantar por tercera vez la copa, el Sevilla debe recuperar en Turín su mejor versión. «El Benfica es un rival muy difícil, suele jugar muy compacto y es sólido en defensa gracias a un gran trabajo en equipo. Estamos preparando bien la final, pero no diré qué estamos ensayando…», asegura Bacca entre risas, mientras confiesa que vio las finales de 2006 y 2007 en las que triunfó el Sevilla. También rie Gameiro al hablar de la supuesta maldición del Benfica: «No sabía que Bela Guttmann predijo hace tantos años que nunca más ganaría el Benfica un torneo europeo, sólo espero que sea verdad». Los goles de Bacca y Gameiro les han abierto las puertas del Mundial de par en par. Colombia y Francia los tienen en cartera. Pero antes de lo que sería un justo premio, el Sevilla les reclama para un último servicio este año: ganar la final de Turín al Benfica.