Beto, besando la Copa
Beto, besando la Copa

Beto y su gloria: En el nombre del padre

Su progenitor, unas horas antes de morir, le dijo que algún día jugaría en un grande; Beto «explotó» tras los penaltis

Por  3:54 h.

Beto nunca olvidará cuando recibió la peor noticia de su vida. La que le marcaría para siempre y la que, paradójicamente, le serviría para crecer honrando la memoria de una persona a la que adoraba. Acababa de firmar con el Leixoes, equipo de la Segunda división portuguesa, y se fue a casa de sus padres a celebrarlo. Allí estuvo cenando y se marchó tras escucharle decir a su progenitor que estaba muy orgulloso de él, que sabía que algún día jugaría en un grande y que el día que lo hiciera iría peregrinando a Fátima. Beto se marchó ilusionado y dispuesto a cumplir con el guión que había marcado quien más lo quería. Pero, apenas unas horas después, recibió una llamada telefónica. Terrorífica. Acababa de fallecer su padre.

 

La vida de Beto cambiaría para siempre. Le tocaba volver a empezar y sufrir su pérdida. Se le pasó de todo por la cabeza. Ya había estado a punto de dejar el fútbol y le inquietaba pensar que esa idea pudiera rondarle de nuevo la cabeza. Aguantó como pudo. Se marchó al norte de Portugal para defender al Leixoes y comenzó a actuar bajo los parámetros de su padre. Sus palabras se repetían continuamente. Tenía que seguir para honrar lo que más quería y lo que la vida le había arrebatado muy pronto. Desde entonces cada partido que juega se lo dedica a su padre. Piensa en él antes y después del encuentro. De hecho, durante el mismo percibe que su progenitor lo tiene en alerta. Nunca ha podido explicarlo, pero tiene sensaciones y vibraciones especiales. Por eso mira al cielo cada vez que puede. El miércoles en la final lo volvió a hacer y cayó derrotado por la alegría, por la tremenda satisfacción de decirle a su padre que sí, que ya estaba en un grande, en un equipo campeón de Europa y que todo, todo, todo iba dedicado a él.

 

Un día después de conseguir el título seguía con la emoción y la nostalgia. Comenzó a posar para los fotógrafos y le volvió a venir a la cabeza la misma idea. «Es muy especial todo lo que estoy viviendo. Durante el partido se te pasan muchas cosas por la cabeza. Llegué al Sevilla sabiendo que podíamos hacer cosas importantes. Pero lograr un título en mi segunda temporada es para volverse loco. Estoy disfrutando viendo a los demás disfrutar. Entre todos hemos hecho algo muy grande. Ahora hay que celebrarlo. Pero siendo consciente de que tenemos que seguir creciendo. No hay otra forma para mejorar», dijo el portero durante el viaje de vuelta a Sevilla.

 

Su progenitor, unas horas antes de morir, le dijo que algún día jugaría en un grande; Beto «explotó» tras los penaltis

 

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Dr (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
⚽️⚽️⚽️ 👏🏼👏🏼👏🏼 https://t.co/ioKi5AZRXA - 15 horas ago