Borja se marcha a Inglaterra: «Yo sigo siendo optimista»

Por  0:30 h.

Borja Valero empieza en breve la pretemporada con el WBAEra el primero de la fila, el hombre por el que la dirección deportiva del Sevilla suspiraba, pero los acontecimientos, unos, por el deseo del West Bromwich de obtener más dinero, y otros, por el desconcierto que ha generado en el club de Nervión la solicitud de acreedores de Mediapro, ha dejado a Borja Valero en un momento muy complicado. Tal y como él mismo confirmó a este periódico, mañana tendrá que viajar a Inglaterra para incorporarse a los entrenamientos del club británico en la mañana del sábado. Sin embargo, y a pesar de las palabras de Del Nido y Monchi, en las que llegaban a asegurar que el madrileño está descartado, el propio futbolista se mostró bastante optimista en cuanto a la posibilidad de que finalmente pueda recalar en el Sevilla. Dice que ya vivió una experiencia parecida con su club, cuando no le dejó marcharse al Mallorca (en calidad de cedido) hasta que faltaban apenas unos minutos para que se cerrara el plazo de inscripciones. Confía, así, en que los rectores de la entidad de Nervión no se olviden de él y, a base del desgaste que podría suponer para el director deportivo del West Bromwich, Dam Ashworth, que Borja Valero insistiera en marcharse, pudiera finalmente bajar considerablemente las pretensiones económicas que quieren por él. Después de varias semanas en las que ha preferido pasar a un segundo plano sin querer hacer declaraciones, el jugador se suelta en ABC, quizás fastidiado porque en apenas unas horas se tendrá que poner a las órdenes de Roberto Di Matteo, entrenador del West Bromwich.

—¿Se ha olvidado ya del Sevilla?

—No, para nada. Lo que yo me había olvidado era de jugar en Inglaterra. Pero el viernes (mañana para el lector) tengo que viajar porque comienzan los entrenamientos un día después. Era lo que yo no quería. Llevo todo este tiempo de las vacaciones pensando en eso, y al final, me tengo que marchar otra vez allí. Y del Sevilla, no, yo no me he olvidado porque sigue siendo mi primera opción.

—¿Se lo dijo a los directivos del West Bromwich?

—Sí, claro. Les comenté que mi deseo era seguir en el fútbol español. Apareció el interés del Sevilla y me ilusioné bastante. Ellos ya saben cuál es mi deseo. No se lo puedo decir todos los días. Aquí hay una realidad que está bastante clara. Pertenezco al West Bromwich y ellos son los que deciden.

—¿Ha preguntado algún otro equipo por usted en estos últimos días?

—Yo a eso no le hago caso hasta que sea algo oficial. Hay algunos rumores, nada serio. Me han comentado algo, pero como le digo y por lo que sé, el Sevilla es el único que ha hecho una oferta formal.

—¿Pesimista?

—No, no. El problema es que tengo que viajar a Inglaterra, que era algo que no tenía en mente, pero aún faltan dos meses para que se inicie la Liga en España. Además, yo tengo una experiencia que me ayuda a llevar esto de una mejor manera. El año pasado tuve que esperar un montón de tiempo para marcharme finalmente al Mallorca. Fue cuando apenas faltaban unos minutos para que se cerrara el plazo de inscripciones. De hecho, ya me veía en Inglaterra. Igual esta vez ocurre lo mismo. Yo sigo siendo optimista.

—El problema es que ahora el Sevilla está preocupado por el concurso de acreedores de Mediapro.

—Ya, yo lo entiendo. Espero que todo se arregle. El Sevilla sabe cuál ha sido mi decisión.

—¿Ha hablado con Monchi?

—No, no, tampoco creo que haga falta. La cosa está muy clara. Si el West Bromwich y el Sevilla llegan a un acuerdo, pues podré fichar; si no, no me queda otra que aguantar.

—Suerte.

—Gracias.