Cala: “El míster quiere recuperar el juego vistoso”

Por  0:30 h.

Cala espera consolidarse en el primer equipo—¿Cómo lleva los primeros días en Costa Ballena?

—Bien, tranquilo, dispuesto a trabajar para aportar mi granito de arena.

—Ahora mismo, sobre todo, mucho trabajo físico, ¿no? Se trata de cargar las baterías…

—Bueno, combinamos trabajo físico y técnico. Tenemos que saber ya la forma en que le gusta jugar al míster, que él pueda darnos sus directrices para que poco a poco vayamos automatizándolas y luego que todo salga solo en el campo, que es lo que se busca.

—No es su primera pretemporada con el primer plantel, pero seguro que ésta será diferente porque ya no es aquel chaval del filial que intentaba rascarle minutos a la gente con más galones del vestuario…

—Claro, no es mi primera pretemporada con el primer equipo, como bien dice, pero sí que lo es como miembro a todos los efectos de la primera plantilla. Y bueno, ahora que el club ha hecho un esfuerzo para la renovación de mi contrato hay que agradecer esa confianza depositada en mis posibilidades trabajando en el campo y dando siempre el ciento veinte por cien.

—¿Lo sobrelleva todo con más tranquilidad ahora que tiene la seguridad de que será sevillista al menos hasta 2014?

—Con mucha tranquilidad tampoco, la verdad, porque en este mundo del fútbol como te confíes te comen el pan. Sí es cierto que la afronto con mucha más confianza porque el club cuenta conmigo y estoy dispuesto a devolvérsela en el campo mejorando día a día como futbolista. Tengo sólo 20 años, me queda mucho por crecer como jugador y quiero hacerlo con este vestuario, en este equipo, en cada partido y en cada entrenamiento.

—Se habló del interés del Barcelona por sus servicios. Al parecer le gustaba a Guardiola para tenerlo como otra alternativa en el lateral derecho. ¿Qué hubo de cierto en aquello?

—Soy ajeno a todo eso. Yo me encontraba de vacaciones y mi agente era el que lo llevaba todo. Nos llegó de oídas, pero él tenía la orden de que no escuchara ninguna oferta, sólo la del Sevilla. Mi intención era renovar, ésa era la idea y así se hizo.

—¿Pero a usted le llegó algo?

—Me llegó por amigos, que lo habían leído en la prensa, pero tampoco le doy mayor importancia. Valoro más el esfuerzo que ha hecho el Sevilla por renovarme que el interés del Barcelona.

—¿Y ahora qué? ¿Vaya responsabilidad, no? Desembarca usted en el mejor Sevilla de la contemporaneidad. El listón está muy alto y se pretende que siga ahí…

—Es verdad, éste no es el Sevilla de hace diez años, que estaba a mitad de la tabla o acababa de ascender. No se tenía la responsabilidad que se tiene ahora, pero qué dulce responsabilidad… al final todos los canteranos soñamos con esto, con tener la presión del público, del presidente y de la junta directiva, y que esa presión recaiga en ti.

—Son muchos jugadores los que están en la concentración, más de treinta, y muchos de ellos proceden de la cantera, de diferente hornadas, ¿qué orgullo para el que se ha criado futbolísticamente en la carretera de Utrera, no?

—Claro, y cada vez hay más. El trabajo de los escalafones inferiores se está viendo refrendado en el primer equipo, pero también en los títulos que ha logrado la cantera a nivel nacional, con las dos Copas del Rey seguidas; o en el gol de Rodri, que nos metió en Champions; o en la presencia de Luna en la final de Copa… Ahí se refleja el esfuerzo y el trabajo de los entrenadores de la cantera, y eso es una alegría no sólo para los chavales sino también para los técnicos y los preparadores, para Pablo Blanco como máximo responsable de la cantera.

—¿Con Antonio Álvarez se puede acentuar más incluso esa querencia por los más jóvenes?

—Antonio es un míster al que le gusta afianzar la cantera, pero tampoco regala nada. Al que destaca en el filial lo lleva arriba y que no le quepa la menor duda a nadie de que en cuanto haya algún hueco en el equipo tirará del jugador del filial que lo esté haciendo bien. No le tiembla el pulso para ponerlo de titular incluso, como se demostró en la final de Copa con Luna.

—¿Se conforma con estar ahí o buscará por todos los medios ganarse una camiseta de titular?

—Creo que ningún jugador puede conformarse con ser suplente. Yo respeto a todos los compañeros, pero mi idea es ganarme un puesto en el once. Voy a dar todo lo que tengo y a partir de ahí será el míster quien tenga que decidir. Quiero jugar el máximo número de partidos posibles, aunque no me pongo objetivos porque sería una torpeza por mi parte.

—¿Le importaría ser un comodín defensivo como el año pasado o querría que el entrenador lo ubicara definitivamente en una demarcación concreta?

—Me da igual. Lo que quiero es jugar cuantos más partidos mejor porque eso repercutirá en mi crecimiento como futbolista. Yo estoy aquí, como todos mis compañeros, para ayudar al equipo, y si el míster cree que puedo hacerlo bien en el lateral derecho, intentaré devolverle la confianza, igual que si lo considera oportuno que lo haga como lateral izquierdo o de central.

—¿Les viene bien a todos los que componen la línea defensiva que un profesional de la importancia en el club de Javi Navarro se incorpore al cuerpo técnico y les transmita sus conocimientos y vivencias desde la experiencia ?

—Claro que nos viene bien. Javi es un ejemplo a seguir porque ha pasado por todo, por la gloria y por momentos en los que estuvo más cerca de la retirada que de la continuidad. Es un jugador de superación, muy listo e inteligente, y siempre es bueno que gente así esté rodeando al míster y al cuerpo técnico porque te va a ayudar y te dará su punto de vista, y éste no tiene que ser muy malo cuando él llegó al Sevilla en Segunda y lo llevó hasta donde lo llevó.

—Además, creo que usted le tiene especial estima desde que compartieran tiempo en el gimnasio recuperándose de sus respectivas lesiones.

—Bueno, yo ya le tenía especial admiración desde que en mi etapa de alevín lo veía en el primer equipo. Me encantaba como futbolista, su carácter, cómo era en el campo. Luego tuve la suerte de conocerlo en el gimnasio, donde compartí conversaciones con él, y ahora me siento afortunado de tenerlo como entrenador.

—¿El Sevilla de Álvarez será más vistoso, le gustará tener la pelota y marcar el ritmo?

—Ya conocemos las ideas del entrenador y éstas pasan por jugar bien al fútbol, con toque rápido y verticalidad. Su intención es que el Sevilla recupere el juego vistoso de hace unos años, la verticalidad con la que mataba a cualquier equipo.

—¿Y cree capacitada a esta plantilla para mantenerse en ese segundo escalón que ya le es habitual por detrás de Barcelona y Real Madrid, que juegan otra Liga?

—La veo sobradamente capacitada para estar ahí. Sabemos que Barcelona y Madrid están en otro mundo, pero nosotros vamos a darlo todo. El míster sabe lo que quiere, así que vamos a intentar que todo eso se refleje en el campo. Si lo logramos, seguro que todo nos irá muy bien y estaremos en los puestos de cabeza. Todo lo que no sea entrar en Champions sería un fracaso.

—Por último, ¿qué le parece la coronación mundial de Jesús Navas?

—Para mí supone una inmensa alegría. He estado intercambiando mensajes con él para darle la enhorabuena. Se lo merece porque ha estado muchos años a un primer nivel y ahora es cuando la Prensa le está dando el reconocimiento que no tenía antes por carecer de la repercusión mediática de otros compañeros. Me alegro porque es canterano, buen futbolista y mejor persona.

Puedes leer esta entrevista en ABC de Sevilla