Un cambio de ciclo con la salida de Alves como último exponente

Por  10:59 h.

Sevilla FC: Momento en el que Javi Navarro levanta la primera UEFALlámesele cambio de ciclo o como se quiera, pero el Sevilla que tendrá a sus órdenes Manolo Jiménez en la próxima campaña se asemejará poco al que comenzó a acumular títulos de la mano de Juande Ramos en mayo del 2006. En estos dos años se ha ido renovando una plantilla de la que puede que queden menos de la mitad de los que tuvo a su disposición el técnico manchego cuando jugó la final de la Copa de la UEFA en Eindhoven ante el Middlesbrough. Aquel inolvidable 10 de mayo en el estadio del PSV jugaron de salida Palop; Daniel Alves, Javi Navarro, Escudé, David; Jesús Navas, Martí, Maresca, Adriano; Saviola y Luis Fabiano. El veterano portero valenciano, citado para la Eurocopa con España, todo apunta a que seguirá, a pesar de que se especuló con una posible vuelta al club del que llegó en el verano de 2005. De aquella defensa ya se marchó hace un año el eficiente David, y Javi Navarro no ha tenido participación esta última temporada y existen serias dudas de que pueda tenerla la próxima. En cuanto a Daniel Alves, es cuestión de tiempo que cuaje la oferta definitiva del Barcelona o incluso que se presente otra que sea aceptada por José María del Nido. Sólo el internacional francés Escudé parece que permanecerá en la plantilla a las órdenes de Jiménez. Puede que tampoco estén el próximo curso los dos mediocentros que jugaron de inicio en aquella ocasión: Martí está cedido en la Real Sociedad, que podría ejercer la opción de compra que existe sobre el veterano jugador balear si el conjunto donostiarra consigue el ascenso a Primera, y en el caso de Maresca —jugador más destacado y autor de dos goles en aquella primera final—, al que le resta un año de contrato, hay interés de varios conjuntos italianos por repescarlo para el Calcio y su nombre se ha barajado en alguna operación, como es el caso del lateral diestro del Génova Abdoulay Konko.

De los extremos que jugaron aquel partido, Jesús Navas seguirá siendo un baluarte para Jiménez, mientras no llegue ningún refuerzo que le discuta de verdad el puesto; Adriano también se da por sentado que seguirá, y la pena es que la presencia de Antonio Puerta, recambio del brasileño en aquella final, ya sólo sea un recuerdo. Un mes atrás existían grandes dudas de que Luis Fabiano pudiese cumplir su cuarto año como sevillista. Ahora todo apunta a que no cambiará de aires y a que incluso podría suscribir una ampliación de contrato antes de que se iniciase el trabajo de pretemporada. Nadie echó de menos a Saviola viendo los resultados que ofreció el equipo sin el concurso del «Conejo» y los que sí han seguido dando rendimiento, más destacado y constante en el caso del internacional por Mali, han sido Kanouté y Renato.
En aquel Sevilla de 2006 no tuvo tanto peso específico Dragutinovic como el que ha ido cogiendo posteriormente; y Aitor Ocio, otro de los recambios habituales, marchó al Athletic sin que mejoraran las prestaciones los que llegaron para suplirlo. Sí creció el equipo en la medular con la incorporación primero de Poulsen —pese a lo rumoreado semanas atrás seguirá hasta agotar su contrato— y de Keita el último año, pero el paso del malí va a ser tan productivo, en lo económico y en lo deportivo, como efímero.

No se puede decir lo mismo de las apuestas más arriesgadas por el desembolso que supusieron. Se pinchó con Chevantón, no convenció a Juande ni a la mayor parte de la afición, y tampoco ha roto hasta la fecha Koné, aunque sus condiciones sí le otorgan un plus de confianza. Más aventurado es decir lo mismo en el caso de Mosquera, aunque su mejoría con respecto a sus paupérrimas prestaciones iniciales sí le concedan algo de crédito. También se lo otorga Jiménez a De Mul, pese a que apenas lo haya utilizado, por lo que quizás lo conveniente sea cederlo este verano. No aceptaron su papel secundario Hinkel y Kerzhakov este año y propiciaron su salida sin haber triunfado, aunque el ruso al menos dejó algunos goles para el recuerdo. Ahora se apunta que Duda, apuesta en su día de Juande, seguirá el mismo camino. El portugués nunca tuvo continuidad ni tampoco se la ganó con su juego demasiado inconstante y falto de garra.
Mucho más pobre ha sido la aportación esta temporada del holandés Boulahrouz, que volverá al Chelsea tras su frustrante cesión. De Sanctis sí ha demostrado al menos ser un recambio solvente cuando Palop estuvo de baja.

El nuevo Sevilla
Como símbolo del nuevo Sevilla posterior al pentacampeón con Juande se pueden citar a dos jugadores que han comenzado a explotar en la temporada recién concluida: Capel y Fazio. Aunque el almeriense ya tuvo una presencia que no pasó de testimonial con Caparrós y al igual que el argentino había apuntado maneras con Juande en el arranque del pasado curso, ha sido a las órdenes de Jiménez cuando más y mejor han brillado. Ello hace incluso que no se pueda dar por segura la continuidad de Capel la próxima campaña, pues su cláusula de rescisión de quince millones y su enorme proyección podrían hacer que siguiese los pasos de Keita y cambiara de aires. No parece que vaya a ser ese el caso de Fazio, al que su fulgurante final de Liga como mediocentro le abre las puertas para ser uno de los pilares del Sevilla de Jiménez la próxima campaña. A todo ello se unirán nuevas apuestas de la dirección deportiva, pues a buen seguro habrá más de cinco caras nuevas en una plantilla renovada en más de la mitad respecto a la de dos años atrás.

Redacción

Redacción