Campaña: «Quiero evitar que me pongan la etiqueta de juerguista»

Por  0:30 h.

Campaña se levanta del suelo en el entrenamiento de ayerA pesar de que tiene unas cualidades técnicas para ser un jugador de primera clase, José Gómez Campaña no atraviesa su mejor momento en el fútbol. La alegría de formar parte del primer equipo se ha visto truncada con asuntos extradeportivos que desde varios estamentos del club han querido zanjar para no perder a una de sus joyas. Marcelino fue el primero en avisar al aseverar que «tiene mucho futuro y unas grandes condiciones, pero debe mejorar muchísimas cosas. Si no lo hace, con el talento que tiene, se va a quedar en el camino». Un tirón de orejas que poco después repitió Míchel en la misma línea. «Con él tengo una duda, entre comillas, que es si quiere o no quiere jugar en el Sevilla. Si quiere, conmigo va a contar seguro, pero no es un problema mío», aseveró el madrileño.

Pero las palabras que más daño hicieron en Campaña, a tenor de las declaraciones de su propio padre, fueron las que proclamó Pablo Blanco, coordinador de la cantera sevillista, reprochando que «si elige bien a sus compañeros de tertulia y de salidas, creo que será un futbolista importante en la historia del Sevilla».

El jugador quiso zanjar este asunto ayer en el programa «A Balón Parado» de la televisión oficial del club, reconociendo que «lo he pasado mal desde las palabras de Marcelino y las que se han dicho después». Y es que el futbolista entiende que «como cualquier chaval, me gusta salir con los amigos. Los días libres salgo con mis amigos y hermanos y en ningún momento he salido con personas con las que no deba salir».

Esto no quiere decir que Campaña sea un juerguista, una etiqueta que el jugador lucha para que no le sea adjudicada. «Es una etiqueta que no es buena que te la pongan. Yo no la tengo puesta aún pero está cerca, así que querría limpiar esa imagen de mí», afirmó.

El jugador, parco en palabras normalmente, asegura que no tiene ningún problema con Míchel, entendiendo que la frase que dijo sobre él fue para motivarle. Además, reconoció que «me estuvo siguiendo cuando era coordinador de la cantera del Real Madrid». Y es que su familia, y en especial su hermano, están muy pendientes de que no se desvíe del camino correcto. «Me dan consejos para que mantenga los pies en el suelo», dijo Campaña.

Pocos minutos

Campaña no ha tenido la relevancia que quizás aspiraba tener en pretemporada cuando confirmó que tendría dorsal del primer equipo y que sería un miembro más de la plantilla, librándose de hacer de ascensor entre el filial y el equipo entonces dirigido por Marcelino.

El canterano ha disputado tan sólo 353 minutos esta Liga, en la que sólo fue titular en tres ocasiones, ante el Barcelona en el Nou Camp, en casa ante el Racing de Santander y en el primer partido de Míchel en Anoeta, donde precisamente ejerció la función que debería hacer el sábado en Gijón y que no terminó de ejecutar bien en territorio vasco. El resto de encuentros que disputó entró como remplazo a pocos minutos de poder hacer algo digno de relevancia.

Y es que mucho ha sido el debate sobre la idoneidad de Campaña para ejercer una labor tan difícil como ingrata de contención en el centro del campo. Más si cabe ante el despliegue de facultades que saca a relucir Medel cada fin de semana. Ni es el mismo perfil de jugador, ni lleva la misma trayectoria para exigirle a él lo que no se hace con otros de su misma demarcación.

Trochowski, Fazio, Cala…

Míchel no ha dado aún muchas pistas sobre quién acompañará a Rakitic el próximo sábado en El Molinón, vacante para la que tiene a varios aspirantes de diferente perfil como Guarente, Fazio, Cala o Trochowski.

El italiano sería quizás el cambio lógico, pero su falta de minutos al máximo nivel profesional no invitan a que sea él el encargado de suplir a Medel. Sus minutos se limitan a amistosos ante Coria, Selección de Peloteros del Sur y Écija, y fue convocado en Anoeta y con el Atlético, pero no tuvo minutos con ninguno de estos equipos. Además, habrá que esperar a ver si su gripe se prolonga en el tiempo y directamente le auto descarta para la cita.

El nombre que más papeletas puede tener para saltar de inicio en Gijón es Trochowski, casi por pura lógica. El alemán es mediocentro, era un habitual con Marcelino en esa posición (no tan retrasada) y está contando también como uno de los primeros cambios desde la llegada de Míchel. La pareja Trochowski-Rakitic no es una rara avis en este equipo (ya jugaron juntos en Mallorca), pero menos rara es la presencia del alemán como mediocentro, posición que ha ocupada casi todos los partidos de la etapa de Marcelino. Por tanto, parece el candidato perfecto para el puesto.

Fazio es el perfil de jugador que más encaja con el puesto a cubrir, entre otras cosas porque ya ha actuado en muchas ocasiones como mediocentro, tanto en esta como en temporadas anteriores. Está por ver si Míchel le ve con las cualidades necesarias para desenvolverse en una demarcación en la que no ha convencido las veces que ha tenido que jugar. El buen papel de Escudé como central puede darle la oportunidad.

Por último está la opción Cala, que es la menos probable, por cuanto sólo ha jugado 90 minutos esta temporada, y lo hizo como defensa central en Anoeta.