La candidez defensiva condenó al Sevilla

Por  20:30 h.

Derrota preocupante del Sevilla FC esta noche en Gijón (2-0), donde ha vuelto a mostrar una imagen que recuerda a la de noches aciagas como Alicante. Con una sorprendente candidez defensiva e inoperancia en ataque, el Sporting solo tuvo que ordenarse en defensa y matar al contragolpe con goles de Sangoy y Diego Castro para llevarse los tres puntos de El Molinón. El equipo de Manzano estuvo muy gris, muy lejos de la imagen del último choque ante el Atlético y que hace plantearse al aficionado que esta será una temporada larga, dura y sufrida.

Sporting 2 Sevilla FC 0
2 – Sporting de Gijón
Juan Pablo; Lora, Gregory, Iván Hernández, José Ángel; Rivera, Eguren; Carmelo (Sergio Álvarez, min. 89), De las Cuevas (Novo, min. 75), Diego Castro; y Sangoy (Bilic, min. 80).
0 – Sevilla FC
Palop; Konko, Alexis, Escudé, Fernando Navarro; Alfaro (Acosta, min. 72), Renato, Romaric (Guarente, min. 54), Perotti; Luis Fabiano y Negredo (Kanouté, min. 54).
Goles
1-0, min. 6, Sangoy; 2-0, min. 50, Diego Castro.
Árbitro
González González (C. Castellano-leonés) amonestó a los locales Sangoy, Iván Hernández, Rivera y Diego Castro, y a los visitantes Alexis y Guarente.
Incidencias
Noche fría y despejada en el estadio de El Molinón. Unos 20.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. El partido comenzó con retraso por problemas de iluminación en un córner. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Pepín, Arteche y un ex directivo de la RFEF.

El partido arrancó muy mal para el Sevilla. A los seis minutos ya iba perdiendo el conjunto hispalense merced a un error defensivo. Fernando Navarro perdía la posición y Renato no marcaba bien a Sangoy, que cabeceaba a placer un buen centro de Carmelo. Palop, que ya se tuvo que emplear un minuto antes, poco pudo hacer. El conjunto local había arrancado como se esperaba, con mucha intensidad y al límite de dureza defensiva, precisamente la que le faltó al Sevilla, muy blandito en la zaga.

El Sevilla era dueño del partido, con su rival sabiendo perfectamente a lo que juega, agazapado en defensa y saliendo en velocidad al contragolpe. Los delanteros sevillistas comenzaban a trenzar jugadas en ataque y se intuía que el empate podía llegar. Alfaro era el hombre más enchufado en tareas ofensivas, teniendo en sus botas las dos opciones más claras de la primera mitad. La primera, con disparo tras rechace de Juan Pablo que se marchó fuera, y la segunda un tiro desde la frontal que supo despejar a córner el cancerbero asturiano.

Escudé seguía evidenciando por qué no es titular hoy en día, perdiendo la posición en varios lances y sin contundencia en las entradas, algo que debía remediar el once sevillista para llevarse este encuentro que, a pesar del resultado, no pintaba tan mal para los de Manzano.

La segunda parte arrancó igual que la primera

En la reanudación se retomó el guión del inicio de partido. Jugada de Carmelo por banda para que Diego Castro remate de tacón y sume la diferencia más amplia en el marcador. Golazo del delantero sportinguista que no escondía otro nuevo error de la defensa sevillista. Escudé y Renato miraron como remató el ariete asturiano. El choque se ponía aun más cuesta arriba. Manzano movió ficha entonces y quitó del campo a Romaric y Negredo para dar entrada a Guarente y Kanouté.

El segundo tanto local noqueó al Sevilla FC, que no presentaba síntomas de reacción, el último intento de cambiar la situación fue la entrada de Acosta por Alfaro. El transcurso de los minutos fue un trámite para los locales, que controlaban el partido sin muchos problemas en defensa. Afortunadamente, Bilic propició que se anulara el tercer tanto del Sporting tras un disparo de su compañero Novo, al igual que Palop, que detuvo un cabezazo de Bilic que se colaba en la red sevillista. El Sevilla era un pelele en manos del equipo asturiano. Dura derrota que hace reflexionar al sevillista sobre con qué imagen quedarse de su equipo, con la de hoy, o con la del Atlético de la pasada semana.