Carriço posa para una entrevista con ABC
Carriço posa para una entrevista con ABC

Carriço y el taxista del Sporting

Emery no quiere arriesgar, pero el jugador hace lo posible por jugar; los aficionados apuestan por él

Por  2:28 h.

El técnico del Sevilla F.C., Unai Emery, aún sigue dándole vueltas a la cabeza sobre la presencia en el campo o no de Daniel Carriço. El futbolista, serio durante el viaje, concentrado porque sabe que afrontar una decisión compleja, tendrá la última palabra a la hora de ser incluido o no en el once inicial del conjunto de Nervión ante el Oporto esta noche en Do Dragao. Los aficionados que viajaron en el vuelo del equipo hacia la ciudad del norte de Portugal, al margen de hacerse las habituales fotos con el defensa, le cuestionaban por su presencia esta noche sobre el césped, algo a lo que Carriço respondía con un diplomático «vamos a ver, yo quiero jugar, pero veremos esta tarde la prueba en el entrenamiento».

En la sesión de preparación de ayer, en la que los medios sólo pueden estar quince minutos presentes, Carriço tuvo a todos pendientes de él, puesto que apareció sobre el campo dos minutos antes de que las cámaras pudieran tomar imágenes y corroborar su estado de salud. El portugués, muy seguido por los medios locales, aguardó hasta última hora al recibir tratamiento de prevención por parte de los fisioterapeutas. Después, los miembros de la expedición sevillista mantuvieron como en secreto todo lo concerniente al estado de Carriço, juego habitual del despiste en este tipo de citas históricas.

Emery tampoco es amigo de dar una sola pista ni siquiera cuando se le interroga por los pasillos del hotel de concentración. Se limita a hacer un gesto con la cabeza y a pronunciar un «ya veremos» que despeja pocas dudas. En el servicio médico del club está la última decisión. Antes del pasado derbi ante el Betis, en la vuelta de octavos de final de la Liga Europa, el futbolista forzó para intentar jugar, pero el cuerpo médico le previno para que su lesión no pasara a mayores. Y ésa precisamente es la preocupación de Emery. Prefiere no contar esta noche con él antes de arriesgarse a ponerlo sobre el campo y que vuelva a recaer con un periodo de baja mayor en su tobillo. Sin embargo, si hoy juega ante el Oporto, tiene más opciones de hacerlo de central, ya que la baja de Fazio resta centímetros en una hipotética zaga con Coke, Fernando Navarro y Alberto Moreno. Al margen de Carriço, el futbolista que más muestras de cariño recibió fue Beto, que militara anteriormente en el Oporto. Algún seguidor portugués quiso retratarse con él y los empleados del club luso le saludaron afectuosamente.

Montarse en un taxi en Oporto y hablar español ayer era prácticamente da pie para que te preguntaran del Sevilla. Ayer, durante un transporte por la ciudad, un taxista hablaba del potencial del Oporto, aunque reconocía en voz baja que era del Sporting de Lisboa. El conductor, de nombre António, («como Beto», decía) aseguraba que el Sevilla era de los equipos más fuertes que le podía tocar al Oporto, algo de lo que se alegró por la rivalidad entre ambos clubes. Como buen sportinguista, hablaba de las buenas cualidades de Carriço, un «león criado en nuestra cantera», y de los favores arbitrales hacia el Oporto.

 

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
RT @ElDiaDespues: Nunca es tarde para una primera vez. #ElDíaDespués https://t.co/hgYF54y1Su - 5 horas ago