José Castro, con una tarta en su tercer aniversario como máximo mandatario nervionense (Foto: SFC)
José Castro, con una tarta en su tercer aniversario como máximo mandatario nervionense (Foto: SFC)

Castro, en su tercer aniversario como presidente: “Ha sido aún mejor de lo que esperábamos”

"Trabajo, acierto y constancia son las tres palabras que definen mi presidencia al frente del Sevilla FC", resumió Castro

Por  14:47 h.

José Castro cumplía ayer sábado 14 de enero tres años como presidente y máximo mandatario del Sevilla FC y el utrerano resumía este tiempo, el presente y lo que queda por venir en una interesante entrevista concedida a los medios oficiales del club sevillista. Castro argumenta que estos tres años “han sido aún mejor de lo que esperábamos. Para un presidente lo más importante es que la Sociedad funcione bien, que funciona bien, y que consiga objetivos, y tres años, tres títulos y varias finales… Por lo tanto ha sido aún mejor de lo que esperábamos, por los tres títulos, porque en esta temporada estamos hablando que estamos segundos, en octavos de la Champions y con una enorme ilusión en esta segunda vuelta para conseguir objetivos aún más importantes. Hay muchísimo trabajo, de muchas personas, de empleados del club, no sólo de los futbolistas y de los técnicos, que evidentemente son los más importantes. Yo creo que aquí todos aportamos para conseguir estos títulos. También hay trabajo del Consejo de Administración, del que me siento satisfecho y por qué no decirlo, incluso de mí. Estoy contento del trabajo que he realizado y de la cantidad de horas que le echo al club, que las echo con mucho agrado y con mucha ilusión”, advirtió el presidente.

Cuestionado por cómo ha cambiado su vida por ser el máximo mandatario del club de Nervión, Castro respondió que “ha cambiado mucho, porque si bien es verdad que llevo muchos años en el club y que como vicepresidente tenía notoriedad, lógicamente de presidente mucho más. Prácticamente tu vida privada se acabó… Sobre todo trabajo, estoy por y para el Sevilla, durante muchas horas al día… Intento que esta casa funcione lo mejor posible y de la forma que yo quiero, que todo vaya al unísono, con la misma ilusión y la misma línea de trabajo, porque sin duda los objetivos de esta entidad se consiguen desde la unidad. Es más importante ser sevillista que presidente, ésa es mi forma de pensar, cuando ser presidente es lo más para cualquier sevillista”.

Por su gestión al frente del club, en la que ha seguido el camino marcado por José María del Nido y ha plantado al Sevilla en varias finales, nacionales y europeas, y ha conseguido tres títulos europeos de forma consecutiva, José Castro ha recibido muchos elogios y mucho azúcar, algo que no le debilita. “No, no me ha cambiado para nada el azúcar que me puedan dar, porque además en el fútbol no solo hay azúcar, también hay críticas continuas, porque cada semana hay un examen. Mi forma de ser es la que es, nada ni nadie me va a hacer cambiar. ¿Si es difícil controlar el ego ante tanto elogio? Es difícil para el que no es humilde, para el que es humilde no es difícil…  A mí me pueden halagar todo lo que quieran, pero yo siempre digo lo mismo: hay que luchar, hay que seguir trabajando… Yo soy un optimista enorme, pero también soy realista. No quiero grandes adjetivos que no sean míos. Soy una parte del club, ahora soy la parte del presidente, que es la más importante, pero el trabajo aquí es de todos, de verdad que pienso que el trabajo es de todos y que los elogios tienen que ser para todos”, explicó el presidente.

Castro no se queda con ningún momento de estos tres años de gestión al frente del club, sino que se remonta a Eindhoven. “Mi mejor momento de la historia del Sevilla es Eindhoven. Me pregunta por los tres últimos años, no, yo me voy a Eindhoven, porque nunca habíamos visto un título, nunca habíamos tenido esa sensación de ir a una final europea y además ganarla. No puedo olvidarme de eso. Tengo magníficos recuerdos de los títulos como presidente, pero Eindhoven fue lo más. Y sigue siendo lo más”.

También fue cuestionado por algo que siempre repite, que quiere ser un presidente de consenso para todo el sevillismo, sobre lo que respondió que “lo dije, lo mantengo y lo demuestro. Hay un Consejo de Administración, con un Comité Ejecutivo, con los dos vicepresidentes y los directores generales y mantengo esa línea, porque creo en ella, porque es lógico que una persona por muy inteligente, lista o capacitada que sea, pueda tener errores y es más fácil que entre cinco personas haya una opinión más homogénea. La prudencia es no gastar más de lo que ingresamos. Y el atrevimiento es intentar gastar todo lo posible en jugadores que nos refuercen año tras año la plantilla para conseguir los objetivos. Lo he dicho, lo digo y lo diré, el dinero del club en el campo, para la actividad principal, que es el futbol, y para hacer felices a los sevillistas, para intentar conseguir objetivos deportivos. ¿De qué nos serviría tener mucho dinero guardado en el banco y no tener un buen equipo? No tiene sentido. Evidentemente hay veces que aciertas y otras veces que no, pero eso es ya es otra historia”, dijo Castro, antes de finalizar refiriéndose a los proyectos de obras en el Sánchez-Pizjuán y la ciudad deportiva Cisneros Palacios, hitos ambos que demuestran también el crecimiento de la entidad en materia deportiva.

Redacción

Redacción