José Castro saluda a Emery en presencia de Vitolo, Alberto y Reyes
José Castro saluda a Emery en presencia de Vitolo, Alberto y Reyes

Castro y Platas: mismos asientos, distintos mandatarios

Los dos debutarán hoy debutarán como presidentes en un derbi en la Liga

Por  3:37 h.

El Betis-Sevilla de mañana por la mañana, además de en el terreno de juego, tendrá en el palco otra de las imágenes curiosas pues se verán por primera vez el presidente del club verdiblanco, Manuel Domínguez Platas, y su homólogo en la entidad de Nervión, José Castro.

Se tratará, por lo tanto, de una escena poco habitual en los últimos tiempos por el largo mandato que tuvo como máximo responsable del Sevilla José María del Nido, así como por el hecho de que Miguel Guillén fuera presidente en el Betis desde junio de 2011. Eso sí, para Castro será el tercer derbi, el primero en la Liga, pues hay que recordar que en las últimas semanas representó al club en los octavos de final de la Liga Europa en aquella remontada por parte del equipo de Emery que se gestó en el Benito Villamarín con prórroga y penaltis incluidos. Platas apenas lleva unos meses en el cargo y ya son tres los encuentros entre el Sevilla F.C. y el Betis los que le ha tocado vivir como presidente.

La buena relación entre las dos entidades sigue siendo la nota predominante en los derbis, con el recuerdo y el espíritu de Antonio Puerta como símbolo de esa concordia que permite a los dos equipos y, por ende a sus aficionados, a disfrutar de este tipo de encuentros sin incidentes.

Hace ya muchos años que los insultos y las palabras malsonantes entre las directivas pasaron a la tranquilidad y un respeto que ha posibilitado que la relación antes, durante y después del encuentro sea la más normal. En este sentido, Castro, durante muchos años vicepresidente del Sevilla, fue el responsable en el consejo nervionense de la seguridad en este tipo de partidos. Asistía a la reunión que se mantenía en la Delegación del Gobierno y junto con los directivos del Betis trataban de dejar cerrado cualquier posibilidad de que se hablara de cuestiones al margen del fútbol y que pudieran desvirtuar cualquier intento de búsqueda de la deportividad.

Platas, por su parte, se iniciará en los derbis mañana después de pasar a dirigir un consejo que desde el 28 de marzo tiene tres nuevos miembros: el administrador judicial Francisco Estepa, que formará parte del órgano de gobierno del Betis durante el tiempo que duren las medidas cautelares impuestas por la juez Alaya; Diego García León, economista y antiguo consejero del club entre los años 2006 y 2009; y Tomás Solano, arquitecto superior por la Universidad de Sevilla y propuesto por Estepa.

Para Platas será el partido número tres como presidente después de los duelos ante el Málaga y el Barcelona. En los dos partidos cayó derrotado su equipo y a buen seguro que busca una victoria que le de algo de tranquilidad en un cargo que hora a él y antes a Miguel Guillén, ha dado muchos quebraderos de cabeza.

Platas sabe que una victoria ante el eterno rival le daría algo de oxígeno a la entidad, a pesar incluso de que la salvación está ya muy cara. Pero más cara y complicada estaría la situación del Betis y de Platas si cae, de nuevo, ante el Sevilla de Emery. La afición verdiblanca, decepcionada por lo ocurrido en la vuelta de la Liga Europa en el Villamarín, quiere venganza, aunque sea para quitarle al Sevilla la opción de jugar la Liga de Campeones. La ciudad hispalense es así. Y sus dos presidentes, Castro y Platas, nuevos en el cargo, lo saben desde hace ya muchos años. Ser aficionado de un club o de otro sirve para conocer la importancia que tiene y tendrá para siempre el derbi sevillano. Esté quien esté sentado en el palco hoy del Benito Villamarín.

Redacción

Redacción