Vicente Iborra celebra el primero de sus dos goles al Celta
Vicente Iborra celebra el primero de sus dos goles al Celta

Celta-Sevilla FC (0-3): Iborra se viste de «9» y se lleva el balón

Hat trick del capitán sevillista en Balaídos; el Sevilla FC vuela en la cúspide

Por  18:04 h.
Celta de Vigo
0
Sevilla
3
Sergio Rico; Mercado, Pareja (Iborra, m. 46), Rami; Mariano, Nzonzi, Sarabia; Franco Vázquez (Kolo, m. 75), Nasri, Vitolo; y Ben Yedder (Correa, m. 80).
Rubén Blanco; Roncaglia, Cabral, Sergi Gómez, Jonny; Marcelo Díaz, Wass (Bongonda, m. 73); Pablo Hernández, Orellana, Pione Sisto (Guidetti, m. 66); y Aspas.
0-1, m. 50: Iborra. 0-2, m. 84: Iborra. 0-3, m. 91: Iborra, de penalti.
Undiano Mallenco (Comité Navarro). Mostró cartulina amarilla a Aspas, Mariano, Franco Vázquez, Vitolo, Pablo Hernández y Guidetti.
Estadio de Balaídos. 19.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Cielo despejado y 18ºC. Partido de la 15ª jornada de LaLiga Santander 2016-2017. Se guardó un minuto de silencio en memoria del hermano del presidente del club gallego, dos abonados históricos del Celta y las víctimas del atentado de Estambul.

Este Sevilla FC de Jorge Sampaoli va muy en serio, no renuncia a nada, se siente cómodo en las alturas y sale decidido en cada partido a llevarse el botín de la victoria, sin concesiones. Y con mucha fe y determinación. Eso sí, le sigue costando un mundo definir las ocasiones. Las genera a puñados, pero para materializarlas en gol el equipo se hipoteca en tremendos esfuerzos. En Vigo, con Vietto en el banquillo y Ben Yedder de titular, fue Iborra el que acaparó el foco goleador en una inteligente decisión táctica de su entrenador al descanso. Sampaoli quitó al tocado Pareja y metió la torre arriba. Así el Sevilla derrotó al Celta en un buen partido, repleto de intensidad y llegadas al área, y en el que Vicente Iborra se erigió en el gran protagonista anotando un hat trick en 45 minutos… justo cuando el equipo busca un «9» en el mercado. El capitán se llevó el balón y le dio una tremenda alegría al sevillismo. El mensaje es claro: ¿de qué sería capaz este equipo con un gran delantero?

 

Sobre el verde del feudo gallego, Franco ‘El Mudo’ Vázquez, que se perdió por sanción el choque europeo ante el Olympique de Lyon, regresó a la formación inicial sevillista, aunque la novedad más destacada fue sin duda la inclusión del delantero Wissam Ben Yedder en el equipo de salida, toda vez que en el anterior encuentro en tierras francesas Sampaoli apostó por un dibujo con falso «9», sin arietes naturales. El técnico recuperó así en Vigo su esquema habitual con un punta. Aunque con sorpresa: el ex del Toulouse Ben Yedder fue el elegido, ganándole la partida al hasta ahora titular Luciano Vietto. Dos ‘banquillazos’ seguidos para el argentino.

 

A los seis minutos el Sevilla ya generó su primera gran ocasión. Nzonzi sacó el balón desde atrás con muchísima elegancia, encontró a Nasri y éste, desde la línea de tres cuartos, filtró un pase magistral entre los centrales para el Mudo Vázquez que el italo-argentino no supo aprovechar. Se durmió en la ejecución y el meta local, Rubén Blanco, le ganó el mano a mano. Si Nasri es el alma incuestionable de este equipo, no menos elogios merece Steven Nzonzi. El ex del Stoke crece y crece en cada partido. Y está en todos los sectores del campo, vaciándose en defensa y en ataque, con una calidad tremenda. Incombustible. El Celta no dio señales en ataque hasta el minuto 9, con un disparo desde la frontal de Jonny que atrapó Rico sin problemas. Hasta entonces, el tempo del partido lo marcaba el Sevilla.

 

Pero los locales fueron despertando poco a poco, jaleados por su parroquia. Y al ritmo, cómo no, de un enrachado y motivado Iago Aspas. Al cuarto de hora, Sergio Rico tuvo que emplearse a fondo para sacarle al ariete de Moaña un cabezazo franco dentro del área. Remató solo, sin marca. Pero la reacción del portero sevillista fue enorme. El cancerbero atraviesa su momento más dulce. El encuentro entró entonces en un bonito intercambio de golpes entre dos adversarios que mostraron su buen gusto por el fútbol de ataque, la presión y las transiciones rápidas. Las llegadas se sucedieron en una y otra portería. La respuesta del Sevilla llegó de forma inmediata con otro impresionante pase de Nasri, rompiendo a la zaga celeste y dejando a Ben Yedder solo ante Rubén Blanco. El meta local no quiso ser menos que su colega Rico y anuló el remate del francés con otro paradón para salvar a su equipo. Poco después, pudo adelantarse el Sevilla de nuevo tras un poderoso cabezazo de Nzonzi a pase de Franco Vázquez que el mediocentro galo estrelló en el larguero. En los últimos minutos del primer acto el que apretó fue el Celta, empujado por un Aspas al que le sale todo y que hizo trabajar a destajo a la zaga sevillista. Pese a las numerosas ocasiones en uno y otro bando, ambos equipos se marcharon al descanso con 0-0.

 

En la reanudación, movimiento en la pizarra de Sampaoli. Providencial. El técnico argentino dejó en la caseta de vestuarios al central Nico Pareja, lesionado, y, en una clara apuesta ofensiva, sacó en su lugar a Vicente Iborra. La consigna no era otra que la de apretar arriba y hacer daño a la retaguardia celeste aprovechando la envergadura del valenciano. Pero el segundo tiempo empezó con un serio aviso del Celta. Wass se sacó desde la frontal un disparo envenenado y Sergio Rico firmó otra magna intervención evitando el tanto de los locales. Fue sólo un susto, porque la lata la iba a abrir el Sevilla gracias a la clarividencia de las decisiones de su entrenador. Sarabia botó un córner e Iborra se elevó como un titán sobre toda la defensa del Celta para rematar con la testa y enviar la bola a la red. El capitán acudió al rescate. Nunca falla. Y le dio la razón a Sampaoli con su cambio de cromos para romper el partido. El Sevilla se adelantaba en el marcador. Y pudo ampliar su renta poco después si Undiano no llega a pasar por alto un claro derribo del portero Rubén Blanco sobre Ben Yedder dentro del área. Todos vieron el claro penalti… menos el trencilla.

 

Ya en el tramo final, el Celta se echó con todo arriba en busca de la igualada. Con los vigueses desbocados, pudo sentenciar Vitolo a la contra con un disparo que se le fue alto por poco, aunque el cuadro celeste también disfrutó de una clarísima ocasión en las botas de Orellana, cuyo disparo, con Rico batido, se marchó fuera lamiendo el poste derecho del guardameta sevillista. Iborra, que hasta ahora no había marcado en LaLiga, engordó su fiesta particular y la de su equipo en el 84 firmando también el segundo, definiendo como un verdadero «9» ante Rubén Blanco a pase de Vitolo. La victoria estaba en la buchaca. Ya en el descuento, penalti claro de Cabral a Correa. Como es lógico, se lo dejaron tirar a Iborra, para que éste firmara su histórico hat trick. El primero de su carrera profesional. 0-3. El Sevilla impuso su autoridad en Vigo y se asienta en el podio de la tabla.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 16 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @RadioTaronja: ALBELDA: "Ha sido una buena victoria...bueno me callo hasta que acabe que aún me siguen dando desde lo de M'Bia" (@tjcope) - 1 día ago