Nasri, en un entrenamiento con el Sevilla FC
Nasri, en un entrenamiento con el Sevilla FC

Celta-Sevilla FC: Por Granada no es el camino

Con la Champions aparcada, el Sevilla mira con todo a Balaídos para seguir arriba

Por  4:20 h.
Celta de Vigo
-
Sevilla
-
Rubén; Roncaglia, Cabral, Sergi Gómez, Jonny; Radoja, Pablo Hernández, Marcelo Díaz; Aspas, Orellana y Guidetti.
Sergio Rico; Mariano, Rami, Pareja, Mercado; Nzonzi, Kranevitter; Nasri, Vitolo, Franco Vázquez; y Vietto.
Undiano Mallenco (Comité Navarro)
Balaídos. 16.15 horas. BeIN LaLiga

Con la Liga de Campeones parada hasta febrero, con el pase a los octavos de final de la Copa del Rey ante el Formentera, y con sólo tres encuentros más antes de que llegue el parón y las vacaciones para los jugadores (uno es el de la vuelta de la Copa, donde jugarán los menos habituales) el Sevilla se presentará esta tarde en Balaídos con los argumentos necesarios para tratar de dar un golpetazo y seguir aupado en lo más alto. Ya no hay excusa. Ni anímica. Ni de ningún otro tipo tipo porque a la vuelta de la esquina le pueda llegar un duelo crucial y en el subconsciente aparezcan otras necesidades. De hecho, lo de Granada, hasta cierto punto, se pudo entender levemente. Porque, al margen los errores puntuales en ataque para encontrar el gol, en el Sevilla se dieron una serie de condicionantes humanos que imposibilitaron que el equipo se desplegara con plenitud. Por supuesto que decir otra cosa que no sea que resultó una decepción sería faltar a la realidad. El Sevilla debió dar otra cara, otra imagen, y derrotar al colista. Así debió ser. Pero hubo un aspecto humano que no se puede medir y que sí se siente cuando pueden llegar citas superiores. ¿O fue Rami el mismo de Granada que el de Lyon? ¿O fue Mercado igual de contundente ante el equipo de Alcaraz que frente al francés? ¿O no se entendió mejor Pareja con sus compañeros en suelo galo que en el escenario granadino? A veces las preguntas conforman la mejor manera para crecer. Y a veces, cuando le pasa incluso a los más grandes, llegan también las respuestas. Este Sevilla, el de hoy en Balaídos, tiene motivos suficientes para no parecerse en nada al de Granada. Porque lo que venga después, al margen el encuentro ante el Málaga en el Sánchez-Pizjuán, serán vacaciones hasta 2017.

El Sevilla se juega esta tarde mucho en un estadio que se ha acostumbrado en los últimos tiempos a ver buen fútbol coon un Celta liderado por un Iago Aspas que se tomará el duelo con la ilusión lógica de medirse al equipo en el que no pudo triunfar. Aspas le tiene ganas al Sevilla y el celtismo, como es lógico también, el mismo deseo al recordar la oportunidad perdida la temporada pasada en la Copa cuando, tras eliminar al Atlético de Madrid, apareció el Sevilla para pintarle la cara en la ida de la semifinales (4-0 en el Sánchez-Pizjuán). Aquello fue en el inicio de este año 2016, concretamente en febrero, período el que dista para haber cambiado tanto, sobre todo en las filas del Sevilla.

El Celta sigue con el mismo entrenador, con el argentino Eduardo Berizzo, tratando de darle forma al proyecto en la competición de la regularidad. El equipo está clasificado en la novena posición a sólo dos puntos de la Real Sociedad, sexto clasificado, pero las sensaciones que deja el juego de los gallegos es que puede ser mucho más preciso, sobre todo, lejos de su estadio donde sólo ha ganado seis puntos de 21. En Balaídos es otra cosa. Protegidos por su afición, el cuadro celeste suma quince en los mismos partidos, siete. De hecho, no hay muchos equipos mejores como local en España.

Al Sevilla, además de lograr los puntos que le permita seguir viviendo con cierta comodidad en los puestos más altos, también le reconfortaría obtener la victoria pues con sólo algo más del primer tercio de competición disputada ya habría obtenido más beneficio como visitante que en toda la temporada pasada. El equipo entonces entrenado por Emery era una rémora cada vez que jugaba lejos del Sánchez-Pizjuán y únicamente pudo sumar nueve puntos por nueve empates, el mismo registro que tiene actualmente. Sólo el Levante, último y descendido, ganó menos de foráneo. Ahora, con nuevas lecturas y mismas ilusiones de crecer, el Sevilla abre puertas que permanecían cerradas hasta hace poco: toca ganar en Balaídos.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
Siempre, un espectáculo @arrebatoficial en su casa, Sevilla . https://t.co/YlQX6ArhRM - 5 mins ago