El club se centra en la “operación salida”

Por  18:58 h.

Sevilla: Monchi deberá La firme intención de Marcelino García Toral de trabajar sólo con 20-22 jugadores (en conformidad con el club) ha supuesto que la dirección deportiva del Sevilla se haya puesto manos a la obra para intentar llegar a la pretemporada, que dará comienzo el 4 de julio, con la plantilla prácticamente cerrada. A día de hoy, el Sevilla tiene con contrato para la primera plantilla a más de 30 jugadores, sin contar a los canteranos Rodri, Luis Alberto y Campaña, los otros futbolistas del filial a los que el club tiene pensado darle ficha del primer equipo (el primero fue Bernardo). Así las cosas, la puerta de salida está abierta —de forma obligada por el deseo de Marcelino— para un importante número de jugadores.

La intención del club es la de comunicárselo personalmente a cada futbolista o a través de su agente qué camino se tomará con cada uno de ellos, aunque, en algunos casos, con futbolistas como David Prieto, Redondo, De Mul y José Carlos la determinación está muy clara. A otros jugadores, como Armenteros y Bernardo, se les ha comunicado que la intención de Marcelino es que hagan la pretemporada.

En el caso del ex jugador del Rayo —hizo una gran temporada y marcó 20 goles— varios equipos de la Primera división han mostrado interés en contratarlo. El Racing de Santander, el Sporting de Gijón y el Osasuna son algunas de las entidades que se dirigieron a su representante, Álvaro Torres. Sin embargo, la conversación mantenida por el Sevilla con el agente del delantero en la tarde del miércoles, en la que se le hizo hincapié en que Armenteros podía ser una pieza importante en el esquema del entrenador asturiano, hizo que se paralizara cualquier gestión con los clubes que estaban dispuestos a hacer una oferta, ya fuera como cedido o traspasado. Marcelino tiene mucha confianza en Armenteros, al que ha visto en algunas ocasiones incluso en Vallecas, aprovechando algún viaje a Madrid para ver a su hijo, que juega en los juveniles del Rayo.