José Castro y Óscar Arias, en el último entrenamiento en el que se les vio juntos, el miércoles 25 de abril
José Castro y Óscar Arias, en el último entrenamiento en el que se les vio juntos, el miércoles 25 de abril

Todo en cola en el Sevilla a la espera del director deportivo

Han pasado 23 días desde la destitución de Óscar Arias y el club sevillista sigue sin sustituto, sin entrenador y con los fichajes parados

Por  4:30 h.

Se le está enquistando al Sevilla el asunto del director deportivo que debe reemplazar a Óscar Arias en el cargo. Hace ya 23 días (fue el pasado 24 de abril) que el de San Roque fue destituido de su cargo tras la debacle en la final de la Copa del Rey, y la búsqueda y los movimientos llevados a cabo por la directiva sevillista para encontrarle un reemplazo no han surtido efecto. No quieren en el Sevilla dar un paso en falso e hipotecar su futuro cercano, pero lo cierto es que el tiempo pasa y todo lo que se ralentice puede ir en contra de sus próximas acciones a tomar. Antonio Cordón en el favorito, el de más caché y el que más gustaba, pero sus emolumentos pueden dificultar su llegada, ya que el salario que percibe el ex directivo del Mónaco o Villarreal es muy alto (casi diez veces más que lo que percibía Óscar Arias). Sin llegar a descartarlo, el club de Nervión baraja otras opciones, como Omar Milanetto o, incluso, situar a Joaquín Caparrós como vicepresidente deportivo (al estilo de Serra Ferrer en el Betis) y aprovechar el equipo de ojeadores y trabajo en la dirección deportiva que ya tiene el Sevilla. Y es que otra de las opciones, André Geraldes, director deportivo del Sporting portugués, se ha caído de la baraja de aspirantes al ser detenido junto a su segundo en relación a una investigación de la Fiscalía del Estado por posibles sobornos para comprar partidos ante el Vitória Guimaraes y el Feirense.

Y es que, cualquier decisión en materia deportiva está ahora mismo parada en la zona noble del conjunto de Nervión. A pesar de que resta un partido para culminar la temporada, sin nada en juego, la mayoría de clubes llevan tiempo haciendo movimientos en el mercado de cara a sus proyectos de la próxima campaña. El hecho de no tener tomada la decisión de quién será el director deportivo lo marca todo a corto y medio plazo, ya que todo lo concerniente a la primera plantilla está en una cola de espera que debe ir acelerándose en próximos días.

La elección del entrenador. La primera decisión a tomar por el encargado de la parcela deportiva debe ser quizás la fundamental: la elección del entrenador del primer equipo. En el club saben que erraron por dos veces la campaña aún en disputa con la elección de Berizzo y, posteriormente, de Vincenzo Montella. Por más que alcanzaran la final de la Copa del Rey y los cuartos de final de la Liga de Campeones, el deambular en LaLiga con el italiano a punto estuvo de dejar al equipo, en el año del mayor presupuesto y gasto en fichajes de su historia, fuera de competiciones europeas. Y como una elección va aparejada a la otra, el director deportivo es decisivo a la hora de elegir al entrenador idóneo para lo que el Sevilla de la 2018-2019 deba ser. Porque no es el mismo perfil el de Emery, que el de Sampaoli que el de Joaquín Caparrós, por citar el último ejemplo.

Las renovaciones. Independientemente de que los aspectos económicos los delimite José María Cruz, como director general que es, las negociaciones de las renovaciones contractuales de los jugadores del primer equipo son tarea del director deportivo. Al no haber aún un reemplazo de Óscar Arias, no hay interlocutor aún para cerrar acuerdos. Uno de los que está en esta tesitura es Lenglet. Al central se le ha trasladado ya una oferta, pero el agente se ha dado algo de tiempo y, ahora mismo, debe esperar a tener una figura con la que terminar de perfilar una posible renovación. En el caso del galo, de evidente futuro y presente prometedor, la negociación podría llevarla cualquiera, pero debe finiquitarla el que «jefe». Después habría que iniciar las conversaciones con Sarabia, que lleva tiempo esperando que se le reconozca su buen hacer en estas dos temporadas.

Fichajes y salidas. Capítulo fundamental en la confección de la plantilla y en la que tiene mucho que decir el director deportivo, en primer lugar, y el entrenador, en segundo. Sin ninguno de los dos con nombre y apellidos, toda gestión realizada anteriormente debe quedarse en pausa. Además, el técnico tendrá que evaluar cuantos jugadores quiere, si alguno de los que está le es imprescindible o, por el contrario, prescindible. Las posiciones a reforzar también están en debate. Un ejemplo: el verano pasado Carriço estaba prácticamente fuera del club, tenía el cartel de transferible, pero la llegada de Eduardo Berizzo, que veía en él a un jugador aprovechable y con salida de balón provocó que no se marchara esta temporada. Por otra parte, la elección del director deportivo también tiene que ver en el futuro de los cedidos. Roque Mesa tiene segura su continuidad, porque en el club ha gustado su desempeño y porque entienden que su precio no es muy alto en relación a las prestaciones que ofrece y al perfil de jugador (comprometido, nacional y más que adaptado) que es. Otra cosa será qué hacer con hombres como Geis, Layún o Sandro. Los dos primeros tienen una opción de compra a ejecutar antes del 30 de junio, mientras que el delantero no tiene ninguna opción de compra incluida en su cesión por el Everton, por lo que su contratación será un tema a analizar profundamente por el nuevo director deportivo y el nuevo entrenador con los informes que le ofrezcan los técnicos actuales y el propio Joaquín Caparrós.

La confección de la pretemporada. Este es un tema menor porque la mayoría del calendario de pretemporada viene ya fijado. Las tres rondas previas de la Liga Europa y la participación en la International Champions Cup, al margen de la Supercopa de España, dejan el final de julio y agosto entero sin margen de maniobra. Sin embargo, el nuevo técnico deberá opinar sobre el arranque de los entrenamientos, las instalaciones donde hacerlas y los posibles amistosos a tener antes de todo ese carrusel de encuentros. El Mundial de Rusia impedirá que los internacionales sevillistas que acudan al mismo puedan empezar desde el inicio, lo que también plantea problemas logísticos y decisiones respecto a los chavales de la cantera que acudirán a reforzar al primer equipo hasta el aterrizaje de los mundialistas.

Un cúmulo de apartados en los que trabajar y en los que el club sevillista debe dar pasos de gigante. Primero, con el director deportivo y, segundo, con el entrenador.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla, https://t.co/OKGmn3p4dA y https://t.co/2J9VfuERRI «El periodismo es la literatura con prisas» Mathew Arnold
Ángel Torres contraataca: “Planes me ha dicho que se queda en el Getafe” https://t.co/psiuxtd5gZ #SevillaFC @rarrochar - 11 horas ago