Antiviolencia podría sancionar a Schuster por sus palabras sobre el árbitro del Sevilla-Madrid

Por  15:19 h.

Sevilla FC: Schuster achacó la derrota del Madrid a que el árbitro era catalánLa Comisión Antiviolencia celebrará el próximo jueves día 8 su reunión de esta semana en la que puede estudiar las declaraciones del entrenador del Real Madrid, Bernd Schuster, sobre el colegiado Álvarez Izquierdo si recibe la petición del Comité Catalán de Árbitros que aún no le ha llegado. Fuentes de la Comisión confirmaron a EFE que todavía no se ha recibido ningún escrito del Comité Catalán, que ayer condenó las declaraciones de Schuster por "insinuar" que el árbitro del partido Sevilla-Real Madrid había actuado en contra de los intereses del equipo blanco "por el hecho de ser originario de Catalunya".

En un escrito firmado por el presidente de los árbitros catalanes, César Ochoa Díez, este colectivo emplazaba a Antiviolencia a estudiar las palabras de Schuster que, al ser preguntado por la actuación de Álvarez Izquierdo el sábado pasado dijo: "¿Es catalán? No hay más que decir". "Lo que se ha montado no es un problema mío. No vas a encontrar ni una sola frase en contra del árbitro. No he dicho que la derrota sea culpa suya. Una cosa es la imaginación vuestra y otra lo que he dicho yo", aseguró ayer Schuster preguntado de nuevo por los hechos.Antiviolencia se reúne habitualmente los miércoles, pero una reunión que celebrará mañana la comisión directiva del Consejo Superior de Deportes (CSD), en la que participarán los representantes que este organismo tiene en la Comisión, ha obligado a retrasar hasta el jueves la cita de esta semana. En caso de recibir la denuncia, Antiviolencia estudiará el caso, aunque, según ha actuado la comisión con anterioridad, lo normal es que lo remita al Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF), por tratarse de una persona adscrita al ámbito disciplinario deportivo.

Anteriores actuaciones de Antiviolencia a entrenadores

Así lo hizo en noviembre de 2004 tras los incidentes racistas que rodearon al amistoso entre España e Inglaterra, en el estadio Santiago Bernabéu, antes del cual el seleccionador, Luis Aragonés, discutió con algunos periodistas ingleses cuando éstos le acusaron de racista e hizo mención a las colonias británicas. Esa discusión se produjo días después de que durante la preparación de ese partido Aragonés se dirigiera en un entrenamiento al ahora jugador del Atlético de Madrid, José Antonio Reyes, con comentarios presuntamente de índole racista sobre el francés Thierry Henry, entonces compañero suyo en el Arsenal y ahora futbolista del Barcelona.

Como estos hechos se produjeron durante el proceso electoral a la presidencia de la RFEF, que culminó con la reelección de Angel Villar, Antiviolencia esperó a la toma de posesión de éste para citarle e instarle a abrir un expediente disciplinario al seleccionador, que culminó con la imposición de una multa por conducta indecorosa. La propia Comisión Antiviolencia recurrió la multa de 3.000 euros impuesta al técnico por considerarla insuficiente, así como la tipificación de la sanción al estimar que las palabras de Luis podrían considerarse como un comportamiento racista o xenófobo. El Comité Español de Disciplina Deportiva (CEDD) mantuvo la cuantía de la multa pero estimó la reclamación de Antiviolencia sobre la calificación de la conducta.

Antiviolencia también se dirigió a la RFEF en enero de 2006 para castigar unos hechos ocurridos en el Nou Camp en un Barcelona-Athletic de Bilbao y no reflejados en el acta arbitral, cuando el camerunés Samuel Eto'o escupió a Unai Expósito y el entonces técnico del Ahtlétic, Javier Clemente, dijo después que "creía que los que escupían son los que bajan del árbol". La Comisión no solicitó sanción para Eto'o y aunque sí pidió la apertura de un expediente a Javier Clemente el Comité de Competición archivó la denuncia.

Redacción

Redacción