Nzonzi se lamenta durante el Sevilla FC-Eibar
Nzonzi se lamenta durante el Sevilla FC-Eibar

Competición desestima las alegaciones por Nzonzi, que no podrá jugar ante el Athletic

El mediocentro francés cumple ciclo de amonestaciones

Por  18:49 h.

El Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol ha desestimado esta tarde las alegaciones presentadas por los servicios jurídicos del Sevilla FC en referencia a la tarjeta amarilla que vio Steven Nzonzi en el derbi y que le hace cumplir ciclo de amonestaciones, por lo que el centrocampista francés no podrá jugar este jueves en el Ramón Sánchez-Pizjuán ante el Athletic de Bilbao. Nzonzi realizó una entrada a Petros que Del Cerro Grande señaló como falta y amonestación al medio sevillista por “derribar a un contrario en la disputa de un balón”. Esta fue la jugada que dio origen al 1-0, obra de Durmisi de falta directa. En el club de Nervión evaluaron las pruebas videográficas y determinaron que existían posibilidades de éxito en las alegaciones presentadas al acta, pero Competición ha señalado que no.

En el texto del comité se recoge que “el artículo 236.1 del Reglamento General de la RFEF establece que el árbitro es la autoridad deportiva ‘única e inapelable’ en el orden técnico para dirigir los partidos, por lo que no es posible revocar una decisión arbitral invocando una discrepancia en la interpretación de las Reglas del juego, cuya competencia ‘única, exclusiva y definitiva’ corresponde al colegiado, según el tenor literal del artículo 111.3 del Código Disciplinario de la RFEF. Las apreciaciones arbitrales referentes a la disciplina deportiva basadas en hechos relacionados con el juego son definitivas y se presumen ciertas, obligando a quien las impugna a hacer quebrar su interina certeza con una prueba concluyente y rotunda, que ponga de manifiesto un claro error arbitral, ya sea por la inexistencia del hecho reflejado en el acta o la patente arbitrariedad de la misma, a tenor de lo dispuesto en los artículos 27.3 y 130.2 del Código Disciplinario de la RFEF”. Además, “en esta ocasión el rigor probatorio exigido para hacer quebrar la presunción de veracidad de los hechos establecidos en el acta no es suficiente a los efectos pretendidos, por cuanto del examen de las imágenes se desprende que el jugador Don Steven Nzonzi derriba antirreglamentariamente a un adversario. A efectos meramente dialécticos, el hecho de contactar con el balón anterior, coetánea o posteriormente a la acción del violento derribo no empece para considerar la acción objeto de controversia como juego peligroso, constitutiva de una infracción del artículo 111.1.a) del Código Disciplinario de la RFEF y, por ende, merecedora de las consecuencias disciplinarias derivadas de la misma”.

Redacción

Redacción