Con o sin Giovani, Marcelino prefiere jugar con un solo delantero centro

Por  0:00 h.

Marcelino, dando instrucciones en un entrenamientoPocas cosas son más arriegadas que elevar algo a definitivo en fútbol, especialmente cuando se trata de fichajes y el mercado veraniego está a punto de cerrarse. Sin embargo, y de acuerdo a las manifestaciones de José María del Nido y de Marcelino García Toral el domingo tras la balsámica victoria al Málaga en el arranque liguero, se antoja cada vez más complicado que, finalmente, el deseado Giovani dos Santos recale en el Sánchez-Pizjuán para reforzar la delantera del Sevilla. El técnico, muy optimista hasta entonces, reconoció que la operación estaba «complicadilla», mientras que el presidente fue más tajante: «Diría que la plantilla está cerrada. Ya veníamos diciendo que era muy difícil y tras nuestra eliminación de la Liga Europa lo es aún más, porque el presupuesto de los gastos ya está hecho y, sin embargo, los ingresos se han mitigado por las circunstancias deportivas».

En cualquier caso, el Sevilla se mantendrá expectante confiando en que el Tottenham Hotspur, que está deseando vender al mexicano, acceda finalmente a una cesión con opción a compra, que es la única posibilidad que se valora en Nervión, donde la inflexibilidad es marca de la casa a la hora de tratar con otros clubes. El pulso está servido y se decidirá sobre la bocina. Si el Sevilla realmente quiere a Giovani, lo puede conseguir, ya que es un problema para el conjunto inglés y tampoco hay muchos clubes interesados en él. Uno que sí lo está es el Español, que busca recambio de urgencia a Osvaldo, traspasado a la Roma por 18 millones. Podría pensarse que los barceloneses, con tanto dinero fresco en el banco, son una seria amenaza, pero también buscan una cesión y no quieren hacer un desembolso desmesurado.

Una cuestión económica

La cuestión parece depender más de factores económicos que deportivos, pues nadie duda de que Giovani aumentaría el nivel del ya de por sí potente ataque nervionense, aunque hay división de opiniones en torno a una pregunta que puede ser clave: ¿Es ahora mismo Giovani, u otro delantero de sus características, una necesidad real para este Sevilla que, por su inesperada eliminación europea, va a jugar esta temporada unos diez partidos menos de los previstos inicialmente? Marcelino no entra en el debate: «Sería mejor que lo tuviéramos, pero si no tendremos que buscar otras soluciones».

El entrenador ha insistido tanto en la contratación de Giovani, al que tuvo a sus órdenes en el Racing de Santander la pasada temporada, porque se ajusta perfectamente al perfil de jugador —atacante con mucha movilidad— y que quiere por detrás del delantero centro. Por si quedaba alguna duda, el propio entrenador lo confirmó el domingo: «La idea que tengo es jugar con dos delanteros de perfiles diferentes».

Así las cosas, todo hace indicar que no será habitual ver juntos a Negredo y Kanouté sobre el terreno de juego, ya que Marcelino está decidido a poner en práctica más el 4-2-3-1 que dispuso ante el Málaga que el 4-4-2 con el que se enfrentó al Hannover 96. Sin ir más lejos, hace unos días el propio Kanouté ya desvelaba que este año jugará más adelantado que nunca, descartando que baje a recibir y participe incluso en la elaboración del juego ofensivo como solía hacer en la temporada pasada.

Aun sin Giovani, da la sensación de que el Sevilla tiene actualmente efectivos suficientes para jugar con el citado 4-2-3-1. Negredo y Kanouté se repartirán los minutos —está por ver en qué proporción— en el puesto de delantero centro, mientras que las alternativas para actuar como media punta son Manu del Moral, Trochowski y Luis Alberto, que alternará el primer equipo con el filial. A Del Moral, pese a que destacó en la pretemporada jugando caído a una de las bandas, se le considera esencialmente delantero. Su hábitat natural es, por tanto, en el que se movió ante el Málaga, escoltando a Negredo, si bien es cierto que su actuación fue discreta.

No lo tendrá fácil para ser la primera opción en ese puesto, que es también el de Trochowski, aunque el alemán ha empezado el curso en una posición más retrasada cubriendo la baja de Rakitic, quien ya podría ser convocado en la próxima jornada.

Juan Morilla

Juan Morilla