Cónclave para evitar que la fractura sea aún mayor

Por  0:30 h.

El Sevilla se rompió en mil pedazos en el Coliseum Alfonso Pérez Muñoz, en un duelo que difícilmente olvidarán los aficionados del equipo blanco por la actitud pasiva de sus jugadores en la segunda mitad y que le «sirvió» para recibir una de las mayores goleadas que se recuerdan (5-1). En apenas 30 minutos, el Getafe le hizo cuatro tantos a un esperpento de equipo, generando todo tipo de críticas por, además de la ocasión fallida para volver a Europa, la patética imagen ofrecida (Del Nido, en un acto en el estadio llegó a hablar con sus allegados de partido «bochornoso»).

Por todo ello, y como era de prever tras escuchar la rueda de prensa de su entrenador, Míchel (más que molesto), el preparador sevillista aprovechó el viaje a Polonia para hablar con algunos de sus jugadores y para hacerles ver que no se podía repetir algo igual, al mismo tiempo que les hizo llegar que estaba absolutamente decepcionado con la actitud dada por algunos de sus pupilos en la segunda parte. A diferencia de los otros encuentros que se han disputado en esta temporada, en esta ocasión los futbolistas sevillistas tuvieron que pernoctar en un hotel (con motivo del viaje a Polonia) y ello le sirvió al entrenador del equipo blanco para poner claros algunos asuntos.

Si bien es verdad que descartó a varios jugadores del primer equipo, caso de Escudé, Manu, Coke, Fazio, Medel y Luna, que se volvieron ayer por la mañana a Sevilla, Míchel entendió que la «convivencia» con sus jugadores tras el descalabro en Getafe le debía servir para dar un tirón de orejas y, a continuación, sabedor de lo que se juega, comenzar a motivar a los suyos de cara al partido ante el Levante. El técnico hizo hincapié en la necesidad de continuar con la buena racha de resultados antes del duelo frente al conjunto de Luis García Plaza y sentenció que la imagen ofrecida en Getafe debía suponer una enseñanza clave en la carreras de todos los jugadores.

El duelo ante el Levante, con tres puntos más, es clave para las aspiraciones del Sevilla de jugar en una competición europea. Así, Reyes, mucho mejor de su lesión, intentará llegar en plenas condiciones para jugar el sábado, consciente de que lo que queda es muy duro e importante. De hecho, entre Míchel y su segundo, Víctor, tras repasar el calendario que le queda a todos los equipos que aspiran a alguna plaza, se llegó a la conclusión de que se necesita ganar como sea antes de jugar en el Santiago Bernabéu el próximo domingo 29 a las 12.00.

Luego, además de contra el Madrid, el Sevilla se verá las caras con Betis, Rayo y Español. Son ocho las temporadas seguidas que lleva el equipo nervionense jugando competición europea y ahora, cuando se encuentra a sólo un punto de la Liga Europa, se jugará el ser o no ser en la recta final del campeonato tras haber firmado en Getafe una de las peores actuaciones que se recuerdan.