1-2: Petardazo en el peor momento

Por  0:02 h.

Sevilla FC: Kanouté trata de legar a un balón durante el partidoEl Sevilla FC ha caído en su enfrentamiento con el Atlético de Madrid por 1-2 en un partido horroroso por parte sevillista. Cuando se esperaba al Sevilla de las grandes ocasiones en un encuentro no decisivo pero casi, los locales han pegado un petardazo ante un conjunto colchonero que sin hacer ostentación de la calidad que atesora se ha llevado los puntos de Nervión. Lamentable que el mejor de los blanquirrojos fuera el central Aquivaldo Mosquera –que no obstante pudo hacer bastante más en el segundo gol— teniendo opciones de serlo gente como Luis Fabiano, Kanouté, Keita, Poulsen o Daniel Alves. Gente que estaba en el campo, pero como si no lo hubieran estado a tenor del rendimiento ofrecido.

La primera parte fue algo así como que el Sevilla la tirase a la basura. Impreciso en el pase, sin dar sensación de equipo y cada uno haciendo la guerra por su cuenta, Simao se encontraba una autopista a la espalda de Alves, quien fallaba tanto en defensa como en ataque. En una de ésas llegó una internada del portugués, que la ponía en el corazón del área, la recogía Maxi y el disparo de éste tocaba lo justo en Adriano para desviar la pelota del alcance de Palop. Pudo no ser el único gol atlético, ya que Agüero y Forlán gozaron de un par de buenas ocasiones sin que hubiera atisbo de respuesta por parte sevillista.

Tan mal pintaba la primera parte, que la segunda no podía empezar mejor. El equipo parecía mostrar otra cara más ambiciosa, y a los tres minutos de la reanudación Kanouté y Luis Fabiano conectan, el brasileño habilita al malí y el disparo de éste queda rechazado para que Diego Capel logre el empate, comenzando lo que se esperaba que fuera un nuevo partido. Sin embargo, el Atlético de Madrid lograba el segundo tanto por medio de Agüero en un fallo de marcaje de Alves y Mosquera en lo que era un auténtico jarro de agua fría para los nervionenses. Además, a los pocos minutos Maresca agredía al ‘Kun’ como respuesta a una entrada del argentino por detrás y se ganaba la justa expulsión. Muy cuesta arriba se ponía la cosa para los locales, que a partir de entonces y hasta el final se limitaban a ofrecer leves chispazos de la calidad que atesoran. Una derrota dolorosa y justa a tenor de lo mostrado en el campo, muy alejado de lo que realmente pueden ofrecer estos jugadores que conforman una de las mejores plantillas del campeonato, pero que no obstante, en el momento más inoportuno, no ha sabido dar la talla.

Redacción

Redacción