Bacca celebra el gol ante el Madrid
Bacca celebra el gol ante el Madrid

Sevilla-R.Madrid (2-1): Éxtasis en Nervión, récord y golpe a la Liga

El doblete de Bacca contrarrestó el tanto de falta de Cristiano

Por  23:55 h.
Sevilla
2
Real Madrid
1
Beto; Coke, Pareja, Fazio, Alberto; Iborra, Mbia; Reyes (Navarro, m. 76), Rakitic, Marin (Vitolo, m. 71); y Bacca (Gameiro, m. 83).
Diego López; Carvajal, Pepe, Varane, Marcelo; Xabi Alonso, Illarramendi (Isco, m. 67); Bale, Modric (Morata, m. 90), Cristiano; y Benzema.
0-1, m. 14: Cristiano. 1-1, m. 18: Bacca. 2-1, m. 72: Bacca.
González González (Comité Castellano-Leonés). Amonestó a Iborra, Marin, Beto, Bale, Varane y Xabi Alonso.
Ramón Sánchez-Pizjuán. 42.000 espectadores. 13ºC y terreno de juego en perfectas condiciones. Partido correspondiente a la jornada 30ª de la Liga BBVA.

El Sevilla FC, vestido como un equipo muy grande, se impuso al Real Madrid por 2-1 en el Sánchez-Pizjuán en otro encuentro épico de los hombres de Unai Emery, porque, la verdad, no se merece un menor calificativo. El liderazgo de un futolista estelar como Ivan Rakitic y los dos goles del “nuevo Luis Fabiano”, Carlos Bacca, sirvieron en una noche mágica para dejar en anécdota el tanto de falta (y de rebote) de Cristiano Ronaldo. El Sevilla FC, que con esta victoria ha podido convertirse en juez de la Liga, suma un récord: su sexta victoria consecutiva en la competición regular en una misma temporada, algo que nunca se había producido en la historia del club de Nervión. Y algo más: se coloca a seis puntos de la cuarta plaza.

Ambiente espectacular en el Sánchez-Pizjuán, casi lleno y con tifo incluido, para recibir a un Real Madrid que se jugaba media Liga en Nervión y que saltaba al césped con la presión añadida de conocer a esa hora la victoria del Barcelona sobre el Celta en el Camp Nou. Los locales, por su parte, salían ante los suyos con la excelente oportunidad de aprovechar el empate del Athletic en Elche para recortar distancias con la cuarta plaza que da derecho a disputar la Champions la temporada que viene.

Sobre el tapete, y tras las rotaciones que tan buen resultado dieron en Pamplona el pasado domingo, el técnico vasco del Sevilla FC volvió a tirar de su once de gala para la visita de uno de los aspirantes al título. Con Reyes, Rakitic y Marin, el equipo de salida fue prácticamente el mismo que firmó la épica remontada en el Villamarín frente al Betis, con las únicas novedades de Coke por el lesionado Diogo; y la entrada de Iborra en el doble pivote en detrimento del ariete Kevin Gameiro, toda vez que Emery formó ante el Madrid con un sólo punta, el colombiano Carlos Bacca.

En el primer minuto del partido avisó el Sevilla con un balón colgado por Rakitic que peinó Iborra para Fazio, pero Illarramendi se anticipó al argentino. El Madrid, con las principales bajas de Di María y Sergio Ramos, se recompuso rápido del susto y avisó primero con un disparo alto de Bale y dos lanzamientos de Benzema ante los que respondió muy bien Beto. Los de Ancelotti siguieron apretando, hasta que en el minuto 14 abrieron el marcador gracias a un libre directo que González González decretó por falta de Coke a Cristiano Ronaldo. El chut del portugués acabó en la red tras tocar previamente en el brazo de Bacca, que desvió la trayectoria del esférico. Beto sólo pudo hacer la estatua: 0-1 para el Madrid.

Pero este Sevilla FC que da la impresión de nunca rendirse tardó sólo cuatro minutos en igualar el choque. Xabi perdió la pelota en zona peligrosa y los de Emery montaron una contra letal. Reyes condujo y se la dio a Bacca para que el colombiano no perdonara ante Diego López. El 1-1 hizo estallar al Sánchez-Pizjuán. Incluso el Sevilla pudo ponerse por delante en otra brillante jugada entre el utrerano y el delantero. Pero el Madrid no se vino abajo y volvió a la carga sobre los dominios sevillistas en busca del segundo. Fue entonces cuando surgió de nuevo la figura de Beto, con dos paradones a Cristiano y a Bale, y bloqueando después con su cuerpo un remate del portugués que terminó golpeando en el poste. Cuando el balón se iba dentro, Pareja despejó sobre la línea de gol.

Con un ritmo altísimo y el Sevilla jugándole de tú a tú al Real Madrid, se marcharon ambos equipos al descanso. En la reanudación, Carlos Bacca, una auténtica pesadilla entre líneas para los merengues, comenzó avisando con un fuerte derechazo sobre la meta de Diego López que se marchó alto. El Sevilla dejaba claro desde el arranque de la segunda parte que no se conformaba con el empate. Sin embargo, enfrente había un oponente al que se le iba la vida en el partido y los de Ancelotti volvieron a volcarse sobre el campo sevillista. Fazio tuvo que salvar un gol cantado al cortar el pase de la muerte de Marcelo que buscaba a Cristiano. La tensión se palpaba y el partido crecía en intensidad.

Y en el minuto 73 llegó el éxtasis a Nervión. El gran capitán, Ivan Rakitic, enarboló la bandera a la contra, se deshizo de la marca de Pepe haciéndole un sombrero de tacón que levantó a la grada y asistió milimétricamente entre líneas al matador Bacca para que el ariete fusilara a Diego López. 2-1 y locura en el Sánchez-Pizjuán. De ahí al final, el Real Madrid lo intentó hasta la extenuación, pero este Sevilla FC es muy grande, no sólo por exhibir una pegada mortal, sino también por su sobresaliente organización como equipo aderezada de una valentía sin límites. La ilusión, los grandes tiempos no tan lejanos, vuelven a instalarse, y de qué manera, en el barrio de Nervión.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 17 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @JuanArbide: #Betis- Atlético (0-1): La mejoría se esfumó a la media hora https://t.co/oqBgTHUsuf vía @AFDLP - 36 mins ago