Castro, Layún, Roque Mesa, Sandro y Arias posan con las camisetas del Sevilla (EFE)
Castro, Layún, Roque Mesa, Sandro y Arias posan con las camisetas del Sevilla (EFE)

De cuatro fichajes, sólo se salva Layún

Las apuestas de Óscar Arias en este pasado mercado invernal no terminan de integrarse en el esquema de Montella

Por  18:29 h.

Habiéndose cumplido ya más de dos meses del cierre de mercado de fichajes invernal, los nuevos refuerzos llegados a Nervión durante el pasado mes de enero no han logrado aportar lo suficiente a un Sevilla que se encuentra, por el momento, vivo en las tres competiciones. Se trata de un momento agridulce para los nervionenses, que buscan seguir viviendo el sueño de la Champions, además de la final de la Copa en doce días, compaginando todo ello con no caer en la pesadilla de una temporada sin disputar competición europea. Fue por ello por lo que el Sevilla se movió en el pasado mercado, para valorar las opciones que pudieran reforzar a un equipo que aspiraba a lograr cosas importantes en una temporada un tanto extraña, de forma que los integrantes del ya conocido once tipo de Montella pudieran tomar aire. Ahí entraba en juego la labor del director deportivo de la entidad, un Óscar Arias muy señalado durante el presente curso que pretendía enmendar las irregularidades cometidas anteriormente. Fue así como Guilherme Arana, Miguel Layún, Roque Mesa y Sandro Ramírez acabarían recalando en Nervión, cuatro jugadores para reforzar cuatro posiciones -contando además con la polivalencia del mexicano-; pero lo cierto es que, únicamente Layún puede presumir de haberse integrado en el esquema sevillista desde que llegara a la capital hispalense.

“Al final, el rendimiento va en función de lo que el entrenador utilice. Él (el entrenador) es el que dispone y utiliza a los futbolistas en función de lo que considera. Lo que no podemos creo que ninguno es discutir la capacidad del jugador. Es como si nosotros firmásemos a Messi y luego el entrenador no lo pone. Si no lo pone el entrenador es su decisión. Él lo gestiona y toma las decisiones que mejor cree para el equipo. A nosotros no nos preocupa. Nosotros le damos las herramientas y los argumentos para que él tenga a su disposición los suficientes recursos como para disponer siempre de un once competitivo. Creo que eso hemos hecho”, comentaba Óscar Arias para Movistar +, en la previa del Sevilla-Barcelona de hace una semana. Sin embargo, lo cierto es que esas herramientas ofrecidas por el director deportivo no terminan de funcionar del todo en el equipo -con la excepción de Layún– o eso considera Montella. En el caso del mexicano, con 778 minutos, es el refuerzo invernal que más ha contado para el técnico italiano, superando el tiempo disputado conjuntamente por los otros tres fichajes (67 minutos en dos partidos para Roque Mesa, 282 minutos en nueve partidos para Sandro, y 192 en tres partidos para Arana), que alcanza los 541 minutos en total.

Es por ello que cabría hacer balance en cuanto a la gestión de estos fichajes invernales. Óscar Árias continúa apuntando hacia el banquillo, reafirmándose en que durante el mes de enero ofreció al equipo aquello que precisaba para lograr sus objetivos. Sin embargo, las estadísticas hablan por sí solas, el once tipo del italiano continúa siendo intocable, y quién mejor que el propio Montella para valorar qué jugador o jugadores están en disposición de sumar al equipo, recién entrados en el mes de abril cuando el equipo empieza a jugarse la temporada -y su presencia en Europa de cara a la siguiente-. Como muestran las estadísticas, Layún es el fichaje invernal que más cuenta para el italiano, seguido de Sandro, que en los últimos partidos comienza a aumentar su protagonismo en el equipo. Pero lo cierto es que, cuando el esquema se retoca en exceso -partidos como el de Eibar, con 5-0; o el del pasado sábado ante el Celta, con 4-0-, el equipo muestra su peor cara sobre el terreno de juego.

Álvaro Galván

Álvaro Galván