El turco Cakir dirigirá el derbi europeo en el Sánchez-Pizjuán
El turco Cakir dirigirá el derbi europeo en el Sánchez-Pizjuán

Cakir, fuerte personalidad y autoritario con las tarjetas

Un colegiado de garantías para un derbi sevillano que verá toda Europa

Por  12:40 h.

En Turquía, después de casi todos los derbis suele haber polémica acerca del árbitro. Se vive el fútbol con pasión y la figura del juez no escapa a esta mirada tan atenta con los colegiados en duelos de esta intensidad. Sin embargo, Cuneyt Cakir siempre rechaza formar parte de este circo polémico. Su fuerte personalidad le hace ser considerado como el árbitro más valiente de Turquía, sobre todo cuando hay que mostrar tarjetas. Ahí no se corta y muestra su autoridad si es preciso amonestando a los futbolistas que se saltan las reglas. Los aficionados del equipo perdedor en los derbis suelen criticar a Cakir y le acusan de la siguiente manera: «¿Lo veis? Es nuestro mejor árbitro pero tampoco es tan bueno. Eso muestra el nivel general de los árbitros en la liga turca».

Sin embargo, la mayoría de las veces no es así, porque suele llevarse muy buenas puntuaciones tanto en los partidos nacionales como fuera de Turquía. Y es que lo lleva en la sangre. Nació en Estambul en noviembre de 1976 y aprendió el oficio de arbitrar por vía paterna, ya que es hijo de Serdan Cakir, que llegó a ser un colegiado importante en nuestro país. Cuneyt comenzó a jugar al fútbol con diez años en el Kartalspor pero con 17 se retiró para convertirse en árbitro. Su primer partido en la Superliga turca fue en 2001, entre el Malatyaspor y el Caykur Rizespor. Su carrera ha ido paso a paso, con gran progresión en los últimos años. Ya en 2006 se convirtió en árbitro FIFA y su primer partido internacional fue un año después en el Europeo sub 19. Ya en 2009 pitó la semifinal de esta misma competición. También fue seleccionado para impartir justicia en el Fulham-Hamburger de semifinales de la Liga Europa.

Ya en la 2010-11 se convirtió en el tercer árbitro turco en pitar en la Liga de Campeones tras Dogan Babacan y Ahmet Cakar. Se estrenó en esta competición, la máxima a nivel europeo, con el choque entre el Rubin Kazán y el Barcelona. En junio de 2011 dio un salto importante en su carrera al entrar en la lista de los árbitros elite de la UEFA y ese mismo año se encargó de la semifinal del Europeo sub 20.

Consolidado, ya en la 2011-12 se encargó del segundo partido entre el Barcelona y el Chelsea y expulsó a Terry. Para los aficionados españoles que tengan buena memoria también tuvo protagonismo en la semifinal de la última Eurocopa en la que España superó a Portugal. Su mayor hito en competiciones de clubes fue arbitrar la final del Mundialito de Clubes entre el Chelsea y el Corinthians. Y, si nada cambia, será el árbitro que representará a Turquía en el Mundial de Brasil, convirtiéndose en el primero de nuestro país que lo hará desde hace 40 años. Su categoría y el respeto que se le profesa en Turquía se constatan con que siempre es una de las primeras opciones para arbitrar los derbis en la Superliga. Con su nivel, no sería extraño que entrara en las quinielas para pitar rondas finales de la Liga de Campeones.

En cuanto a las polémicas, la más conocida se produjo tras la tarjeta roja que le mostró a Nani hace justo un año en su partido de la Liga de Campeones ante el Real Madrid tras una patada a Arbeloa en las costillas. Esto provocó la airada reacción de Sir Alex Ferguson, que decidió ni siquiera comparecer ante los medios y fue multado por la UEFA con 10.000 euros. Cakir, con su fuerte personalidad, llevó adelante esta polémica y ha seguido arbitrando siempre a buen nivel. Se trata de un colegiado de garantías para un derbi sevillano que verá toda Europa.

*Ibrahim Kocyigit es redactor de deportes de Al Jazeera Turk.