De Mul: “Ni Navas ni las lesiones me han dejado triunfar”

Por  17:36 h.
Chicago, 29 de julio de 2007, y un imberbe Tom dDe Mul en un entrenamientoe Mul, comparado en Amsterdam con el mismísimo Johan Cruyff por su desparpajo en el Ajax, responde a ABC a una cuestión bastante llamativa para lo ocurrido después. La esperanza del fútbol belga llevaba 20 días entrenándose con el Sevilla y parecía prometer competencia por un puesto. «¿Que quién creo que va a jugar más, si yo o Navas? Bueno, dependerá de los entrenamientos», respondió sin titubeos.
 
El de Los Palacios, por su parte, también presente en la entrevista, preguntó qué es lo que había respondido De Mul (hablaba en inglés y hubo que explicárselo al internacional español). Sonriendo, producto de su timidez, lanzó un «habrá partidos para todos…». Pues se equivocó. Los dos se equivocaron. Sólo hubo encuentros para Navas. Una y otra vez, siempre. El belga, una de las mayores decepciones del Sevilla en los últimos años, únicamente disputó 345 minutos (en la Liga) en las cinco temporadas que ha militado en la entidad de Nervión y, lo que es casi más llamativo, sólo jugó un partido entero.
La superioridad del de Los Palacios, las lesiones que sufrió en momentos clave o su actitud poco competitiva tirando la toalla cuando más se le necesitaba pueden ser algunos de los argumentos para que Tom de Mul pase a la historia por ser uno de los futbolistas menos rentables. ABC, por ello y con el fin de conocer cuáles eran sus sensaciones tras su experiencia en el Sevilla, se puso en contacto con el futbolista. «No puedo decir que todo haya sido horrible. Es verdad que cuando llegué todos teníamos unas expectativas distintas. Llegaron más ofertas, pero entendí que lo mejor era probar en el Sevilla, un equipo que venía de hacer cosas importantes. Nunca me imaginé que iba a jugar tan poco», señala el futbolista aún en Sevilla.
 
Al preguntársele por cuáles podían ser los motivos por los que su nivel había sido tan bajo, el extremo apuntó a dos circunstancias, la primera, el gran nivel de Jesús Navas, y la segunda, las continuas lesiones musculares que sufrió. «El rendimiento de Jesús ha sido impresionante. Siempre era el primero, en todo. En los entrenamientos, en los partidos, era complicado tener por delante a un jugador que rendía a un grandísimo nivel y que físicamente tenía muchas posibilidades. Yo estaba acostumbrado a jugar con asiduidad y debo reconocer que de alguna manera no me habitué al nuevo rol. Además, cuando más fuerte estaba y, de alguna manera, veía que podía tener posibilidades, acababa lesionándome. Ha sido una etapa complicada para mí. Eso resulta evidente si analizamos lo que ha ocurrido», subrayó dolido.
Ahora, tras «perder» cinco años —futbolísticamente hablando— en Sevilla, De Mul se dispone a buscar equipo. Su cartel en el mercado ha disminuido tanto que los únicos equipos que han preguntado por él en los últimos años han sido clubes del nivel del Standard de Lieja o el Leuven, ambos cuadros de su país. Con 27 años, se presenta un momento muy complicado para el extremo. Y se le nota porque apenas quiere hablar de ello. «¿Si tengo ofertas? No, bueno, de eso se encarga mi representante —explicó De Mul—. Ahora mismo hay que estar tranquilos. Aún estoy en Sevilla; cuando llegue a mi país lo analizaremos todo. Tendré que hablar con mi agente para ver cómo está la situación. ¿En España? No sé, vamos a ver qué es lo que ocurre. Aún hay tiempo».