Con los deberes medio hechos

Por  0:30 h.

La plantilla celebrando la Copa del Rey conquistada en BarcelonaTranscurrido un mes desde que el Sevilla paseara la Copa del Rey por las calles de la capital hispalense y se pusiera broche victorioso a una campaña accidentada pero con final feliz, el club ha conseguido moverse con más celeridad que la mayoría de sus rivales y de hecho ya ha firmado a dos futbolistas, la mitad de sus teóricos refuerzos si es que al final se decide a firmar a cuatro y no tres, pues ambas cuestiones se plantean dependiendo de que se aborde o no la contratación de un central, cuestión que no es imprescindible para el cuadro técnico y que estará más al pairo de lo que suceda en el comienzo de la pretemporada.

Lo primero que hizo la dirección deportiva, con el necesario beneplácito del consejo de administración, fue optar por la continuidad de Antonio Álvarez después de que éste cumpliera, en poco más de siete semanas de trabajo y once partidos de competición, con los objetivos que se perseguían: clasificar al equipo para la Liga de Campeones y salir victorioso de la final de Copa.

Pero incluso antes de darle el OK a la continuidad de Antonio Álvarez —el anuncio se produjo el 25 de mayo—,se había cerrado la contratación del primer fichaje para el curso venidero. De hecho la adquisición del lateral Mouhamadou Dabo se hizo oficial cuatro días después de ganarle la final de Copa al Atlético de Madrid. Era una incorporación cantada semanas antes, pues el jugador procedente del Saint Etienne llegaba libre y no hubo que negociar traspaso alguno.

Más se ha hecho esperar la segunda incorporación y una de las prioridades para reforzar la plantilla a tenor de las carencias evidenciadas en la temporada pasada. El primer mediocentro de los dos que se pretende incorporar ya está fichado. Se trata del italiano Tiberio Guarente, fichado del Atalanta. El descenso del club de Bérgamo ha permitido ficharlo por cinco millones y medio de euros, aunque también ha sido determinante para que la operación se cerrase la determinación del futbolista en fichar por el Sevilla y probar en la Liga.

Cerrado este fichaje, parece que el club de Nervión se armará de paciencia para ver si con el paso de las semanas se pone a tiro Borja Valero. Es el jugador más deseado, pues se considera que no es un fichaje que entrañe riesgo alguno. El madrileño ya ha demostrado su valía esta temporada siendo uno de los baluartes del Mallorca de Gregorio Manzano. Los ocho millones que pretende sacar por su traspaso el West Bromwich Albion son por ahora un obstáculo insalvable, pero tener de parte —se habla de un acuerdo cerrado por cuatro años— al jugador podría hacer que la operación se cerrase finalmente en un cantidad equidistante entre los cuatro millones ofertados por el Sevilla y lo que pide el club inglés recién ascendido a la Premier League.

El central no es prioritario

En cuanto al central, se asegura que no es algo prioritario, pero el equipo no está sobrado de efectivos para estos dos puestos si se tiene en cuenta que contar con Sergio Sánchez sigue siendo una incógnita —en el mejor de los casos, sería una incorporación para el mercado invernal—, que habrá que ver también cómo y cuándo se restablece Dragutinovic de su lesión en el tendón de Aquiles y si Fazio olvida de una vez sus problemas de tobillo. Se apuntó el nombre del argentino Pareja, pero se salía de presupuesto su incorporación y desde el club se confía en el joven Cala y también hay quien dejar caer que Zokora —muy bien ante Portugal y deficiente ante Brasil en Sudáfrica— también puede ser utilizado como defensa, como demuestra con su selección en el Mundial. El desarrollo de la pretemporada puede resultar determinante para que se aborde o no esta demanda menor del cuerpo técnico.

Otro aspecto en el que se ha avanzado en el mes en el que la plantilla lleva de descanso ha sido el de las renovaciones. Así, ya han ampliado su contrato Renato (hasta el 2012, con dos años más opcionales) y Capel (hasta el 2014) y ya se habla de hacerlo también con los dos buques insignia del Sevilla actual: Jesús Navas —termina contrato en 2012— y Luis Fabiano, al que sólo le resta una temporada. La participación de ambos en el Mundial puede hacer variar cualquier plan ya establecido. En el caso del «9» de Brasil, sus dos golazos de anoche a Costa de Marfil vuelven a ponerlo en el escaparate y disparar los rumores sobre un posible traspaso, dado que de no renovar y aguantar el año que le resta como sevillista, todos los réditos de su fichaje por otro equipo irían para el propio Luis Fabiano. Mientras, Navas va ganando enteros en la selección española, pero la posibilidad de que recale en el Real Madrid, el único horizonte posible para una salida del peculiar jugador palaciego, parecen ya desvanecidas. Salgan o no estas dos figuras o Adriano, quien lo ha venido a pedir públicamente, en lo que tendrá mucho trabajo Monchi será para colocar a los descartes, entre los que figuran todos los cedidos salvo Alfaro, que estará a las órdenes de Álvarez en Costa Ballena.

Por otra parte, el club de Nervión también ha aprovechado el último mes para hacer cambios en el cuerpo técnico de los escalafones inferiores —destacando el paso de Francisco López del Sevilla C al División de Honor juvenil— y en la dirección deportiva, a la que se incorpora Juan Martagón y vuelve Miguel Ángel Gómez. A todo ello hay que sumar el regreso al club de Javi Navarro, que hará funciones de tercer entrenador en la primera plantilla.

Puedes leer este artículo en ABC de Sevilla