sev-vill1

Sevilla-Villarreal: Del cansancio al coraje: un punto para creer (2-2)

Los de Montella, que iban perdiendo por 0-2 en el minuto 77, empató con los tantos de Nolito y Nzonzi en un encuentro en el que el colegiado perjudicó a los locales

Por  9:38 h.

Pocas veces en un partido del Sevilla FC esta temporada en el Ramón Sánchez-Pizjuán sucedieron tantas cosas: cuatro goles, dos por cada equipo; dos expulsados, uno por cada equipo, y numerosos errores del colegiado del encuentro, González Fuertes, que provocaron la indignación del sevillismo. Ayer, ante un Villarreal que fue de más a menos, se pasó en Nervión del cansancio de los locales (los de Montella volvieron a evidenciar que está agotados) a la épica de un Sevilla que terminó empatando cuando en el minuto 77 el marcador reflejaba un claro 0-2 favorable a los del Villarreal. Parecía que el fiasco en Nervión era una realidad y que el conjunto amarillo poco más necesitaría para sentenciar. Pero apareció, de nuevo, la casta y creencia del Sevilla para pelear hasta el final. Un punto que sabe a victoria. Una respuesta, con los goles de Nolito y Nzonzi, que le permite al cuadro nervionense seguir creyendo en lograr plaza europea a través de LaLiga.

El Villarreal llegó con la consigna aprendida y con el ánimo de que los minutos fueran pasando para que el Sevilla pudiera pagar con el cansancio el esfuerzo de partidos anteriores. Por momentos, y con el único fin de desbaratar el juego de los locales, el entrenador del conjunto castellonense, Javier Calleja, llegó a poner hasta seis hombres en el centro del campo. La pizarra del Villarreal estaba dibujada: presión, robo de balón y contragolpe. De esta manera, con una actividad rudimentaria pero, visto lo visto, efectiva en un principio, tendrían los visitantes la primera ocasión clara del partido cuando Cheryshev se marchó con el balón por velocidad y disparó… para encontrarse con un imperial David Soria. Fue la primera llamada de atención al Sevilla. Con muy poco, armadito atrás y sin grandes detalles de calidad, el Villarreal encontraba más peligro que un Sevilla que parecía hartarse de correr con muy poco sentido. Sólo con algunos detalles de Sandro y Sarabia, sobre todo de este último, el equipo de Montella podía encontrar algo de verticalidad en su juego. Precisamente, y con el madrileño como protagonista, el Sevilla pediría poco después penalti al ser derribado Sarabia por Jaume Costa. El partido estaba de color amarillo.

El Villarreal, más cómodo, adelantó sus líneas viendo las dudas del Sevilla, y enlazó hasta cinco pases en el área del equipo local para terminar marcando el primer gol del encuentro. La jugada la comenzó Raba y también la terminó él tras recibir un gran centro de Samu Castillejo. Minuto 35 y el lío estaba servido. Se esperaba por varias razones, pero, sobre todo, porque el Villarreal estaba jugando como un equipo y el Sevilla se perdía cada vez que llegaba al terreno rival.

Con este escenario, el Sevilla siguió tirando de algunas individualidades, en este caso de Banega, para responder con una jugada que debió haber acabado en penalti al ser derribado el argentino. Sin embargo, el colegiado terminó amonestado al 10 sevillista al entender que se había tirado. Ni siquiera tenía el cuadro local suerte con la actuación de González Fuertes. Hacía falta el máximo esfuerzo y un cambio en la segunda parte más que notable para buscar soluciones cuanto antes. Sandro, nada más reanudarse el partido, le daría mordiente al ataque y a punto estuvo de igualar el partido con un disparo desde fuera del área que se fue fuera por muy poco.

Los nervios empezaron a aflorar y Montella decidió meter a Ben Yedder por Muriel. Poco necesitaría el francés para crear peligro. En un centro suyo, Rukavina casi marca en propia portería. Quedaban 30 minutos y el partido se volvió loco. Primero, con la expulsión de Ben Yedder al ver doble amarilla por quejarse y aplaudir al colegiado; después, con el tanto de Bacca al aprovechar un contragolpe, y por último, con la jornada épica de un Sevilla que se marchó hacia adelante tras ser expulsado Jaume Costa al ver la segunda amarilla al tocar el balón con la mano dentro del área. Aunque Nolito falló el penalti y todo hacía indicar que la decepción terminaría con el 0-2, apenas unos segundos después sería el propio jugador gaditano el que acortaría distancias en el marcador con un balón que tocó antes de cabeza Lenglet. El gol despertó al sevillismo y el equipo tiró de casta para buscar alguno más… Sería Nzonzi, con un disparo desde fuera del área, el que haría el segundo y pondría el 2-2 definitivo, un resultado que supo finalmente a victoria. Golazo del francés y la suma de un punto que le permite al Sevilla seguir creyendo en lograr plaza europea a través de LaLiga.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
@ElviraBech 👏🏼👏🏼😌 - 2 horas ago