Diego Capel: “Echaré de menos jugar en el Sánchez Pizjuán”

Por  10:00 h.

El almeriense Diego Capel ha querido hoy despedirse de su afición en una rueda de prensa ofrecida en el Ramón Sánchez Pizjuán, y en la que el jugador se ha emocionado antes incluso de empezar a hablar. Para el del Albox, la marcha responde a que “son etapas que se cumplen, era un punto final a mi etapa, pero me voy con la conciencia tranquila, el Sporting de Lisboa me da la oportunidad de seguir creciendo. Mi etapa se ha cumplido y siempre estaré agradecido al Sevilla”.

> capel se despidió de la afición

«Tengo grandes recuerdos, pero sobre todo la final de la Copa del Rey en Barcelona

«Uno de mis deseos es volver a la selección, el Sporting me ha dado mucha confianza y espero devolvérsela

Capel aseguró que tiene muchos bueno momentos en el Sevilla para recordar, aunque recordará con especial ilusión “la final de la Copa del Rey en Barcelona”, aunque sobre todo echará de menos a “los grandes compañeros y amigos del vestuario”. Además, mostró su ilusión por volver a vestir algún día la camiseta de la selección española. “Uno de mis deseos es volver a la selección, el Sporting me ha dado mucha confianza y espero devolvérsela. Allí podía tener más continuidad, la que me hace falta para seguir al máximo nivel”, aseveró.

El de Albox leyó una emotiva carta empañada en lágrimas que reproducimos a continuación:

Me toca decir adiós al Sevilla, y tengo la misma sensación de dolor que cuando dejé mi tierra en busca de un sueño, el de ser futbolista. El destino quiso que cambiara Barcelona por Sevilla, La Masía por la ciudad deportiva, y mirando atrás creo que fue una buena decisión. En la cantera del Sevilla me formé como jugador y como persona. Doy las gracias a cada uno de los grandes profesionales que me han ayudado en esta casa. He compartido una etapa inolvidable en este club, he comprendido el significado de estar en un club grane. Ganar títulos es lo máximo y aquí he disfrutado de la mejor etapa del Sevilla, aquí he sido un jugador grande. He vivido cosas privilegiadas, la final de la Copa del Rey, con esa afición que ha sido un apoyo constante, exigente pero fiel. Echaré de menos el Sánchez-Pijzuán, me voy con tristeza pero con la cabeza bien alta, la conciencia tranquila y con la sensación de haberlo dado todo. He intentado mantener un comportamiento profesional en los buenos y malos momentos. Ahora solo tengo palabras de agradecimiento para el club, para mis compañeros, para mi padre, con su apoyo me siento capaz de llegar lo más lejos posibles. No me voy tan lejos. Ojalá nos volvamos a encontrar el año que viene con la música de la Liga de Campeones de fondo. Ha sido un honor defender la camiseta del Sevilla y un dorsal que he intentado honrar, porque era el que portaba un compañero al que quería y admiraba, un espejo en el que intenté mirarme, el de Antonio Puerta. Muchas gracias y mis mejores deseos al Sevilla".