Dragutinovic: “Quería quedarme, pero había dudas de mi plena recuperación”

Por  5:00 h.

—Recuerdo que eran casi las diez de la noche. Estaba en el hotel de concentración con Serbia y me llamó Pedja Mijatovic. Me dijo: "Drago, ¿te quieres venir a España? Pero hay que decidirse pronto que sólo quedan dos horas para que se cierre el plazo de fichajes". Seguía hablando y hablando y no me decía el equipo… Hasta que le pregunté: ¿Pero qué equipo es? ¡Ahí empezó todo! El Sevilla…, ¡uff! Me dijo que era un proyecto muy bueno y ambicioso. Y le dije que sí. Así, sin pensarlo más. En cinco minutos ya era jugador del Sevilla.

—Y en seis años se convirtió en un ídolo para el sevillismo. ¿Coincide conmigo?

—No, yo no pienso eso. Lo que sí es verdad es que lo he dado todo por el equipo. Si yo le contara…

—Cuente, cuente…

—He estado meses y meses, sin ningún día libre, trabajando desde las ocho de mañana hasta las dos; luego me iba a comer y volvía a las cinco y estaba hasta las nueve… ¿Sabe? ¿Lo entiende? Sólo pensaba en recuperarme, en volver a jugar con el Sevilla. Quería volver a mi nivel, mucha gente pensaba que nunca más iba a jugar y yo me metí en la cabeza que eso no iba a ser así. Me tengo que ir y me duele.

—Cierto es que en el Sevilla apenas ha disputado unos minutos esta temporada, ¿no?

—¡Y eso es lo que más me duele! Llevo tres o cuatro meses entrenando con el equipo, sin ninguna molestia, y nunca tuve una oportunidad. Con dos partidos seguidos al menos me hubiera bastado. Usted sabe cómo soy, usted sabe perfectamente las veces que me ha intentado entrevistar, pero siempre creí conveniente que lo mejor era estar callado. Hemos pasado momentos deportivos muy malos y si yo salía diciendo esto pues… no estaría bien. Ahora, con el equipo clasificado a Europa, puedo hablar tranquilo y sin que afecte a nadie mis palabras. Yo, mire, es que creía que si jugaba al menos la recta final del campeonato, si me hacía con un hueco pues tendría oportunidad de renovar…

—Me desvela que está descartado totalmente. ¿Es así?

—Sí, sí. Si no tenían claro de que me iba a recuperar, pues ya está, no pasa nada. Si ellos no lo tienen claro qué voy a hacer yo. Pero, cuidado, este no es un tema en el que yo busque culpables. Yo no voy a llorar ahora.

—¿Quién se lo comunicó?

—Bueno, fue en una reunión que mantuvimos mi representante, Zoran Vekic, con el presidente y Monchi.

—¿Cuándo fue?

—Un mes y medio aproximadamente.

—Perdone que le pregunte así. ¿Está convencido de que volverá a su más alto nivel?

—Seguro. Seguro. Estoy convencido de que me quedan dos o tres años más al más alto nivel. Lo he dado todo para recuperarme y ahora toca jugar al fútbol en otro lado.

—¿Tiene ofertas?

—Bueno, vamos a esperar unos días…

—¿En España?

—Me gustaría, pero no lo sé, dependerá de muchas circunstancias. Me iré, eso sí, a un club que tenga ambición.

—Me habla de ambición y me acuerdo de Antonio Puerta. ¡Como apretaba!

—¡Uff! Eso es lo más duro. Te lo juro. Hablando ahora… No puedo, no puedo. Tengo el corazón que no me deja. El nombre de Antonio, qué grande. Siempre estará conmigo. Me lo llevo en el corazón conmigo, a donde yo vaya él estará cerca.

—Mucha suerte.

—Muchas gracias.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Dr (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
Yo me la jugaba con @carlos7bacca (goles y año de Mundial) - 12 horas ago