Dulce sabor de boca (4-1)

Por  21:09 h.

ImageClara y contundente victoria del Sevilla FC esta noche frente al Athletic de Bilbao, que sufrió un auténtico baño por parte de los pupilos de Jiménez. El aficionado sevillista se marchó con un buen sabor de boca y con la esperanza de, con los refuerzos pertinentes, volver a aspirar a las cotas más altas el próximo año. Un buen colofón a una notable temporada.

El partido daba comienzo con nubes en el cielo que afeaban la situación. Pero se pondría un poco más fea cuando, a los cuatro minutos de partido, Muñiz Fernández señalaba penalti por empujón de Dragutinovic a Llorente. El encargado de lanzarlo y subir el primer tanto al electrónico sería Aduriz, que ponía por delante al conjunto vasco.

Tocaba remar contracorriente, mientras esto sucedía el Athletic volvía a llegar con peligro de manos de Gurpegui, que cabeceaba al larguero y ponía el susto en la grada. Pero poco más haría el equipo de Caparrós, que cedió poco a poco a la intensidad del Sevilla FC, que se iba haciendo con el partido y con las ocasiones. El marfileño Koné encarnaba el peligro local, ayudado por un buen Renato y un siempre presente Kanouté.

Empezaría a avisar el once sevillista por medio de las ocasiones de Koné, en un disparo tras jugada personal que atajaría Armando y, sobre todo, por el disparo al palo de Renato, con asistencia del futbolista africano. Era cuestión de minutos que el conjunto de Jiménez igualara la contienda. Y así fue cuando, de nuevo en botas de Koné, el balón llegaría a pies de Kanouté, que anotaba el empate del encuentro con un nuevo tanto en su cuenta particular de este año. Corría el minuto 40 de partido y todo quedaría para la segunda mitad.

Esta segunda parte comenzaría como acabó la primera, con un Sevilla imponente y mostrando su peligro en botas de Kanouté (que bueno es el malí), cuyo disparo se marcharía alto. El Athletic no mostraba nada en ataque y parecía cuestión de tiempo que el equipo local se pusiera por delante en el marcador. Los leones estaban arrinconados y el público comenzaba a entrar en calor. Los pitos y los ánimos se sucedían en torno a la figura de Jiménez.

El partido entraba en un tran tran, sin ocasiones, plano y de mucho toque. El entrenador sevillista empezó a mover el banquillo, dando entrada a Capel por Adriano y a Maresca por un ovacionado Christian Poulsen. Llegaría entonces una clara ocasión en botas, otra vez, de Kanouté que disparaba para que sacara bajo palos Amorebieta. Todo el mundo esperaba que el Sevilla pudiera anotar el segundo y llevarse el partido.

Entonces Jiménez agotaba los cambios dando entrada a Keita, quién sabe si pudiera ser su último partido, para sustituir al brasileño Renato Dirnei. Y el malí pronto mostraría sus facultades cuando, en un disparo lejano de falta anotaba el segundo gol del Sevilla. Como ya decíamos antes, era cuestión de tiempo.

Pero no se quedaría ahí la cosa, porque tan sólo dos minutos después Jesús Navas hacía una buena jugada y disparaba al palo, pero ahí estaba, quién si no, Kanouté para hacer el tercero, segundo en su cuenta particular. La afición comenzaba entonces a hacer la ola, se divertía. Y es que el Athletic era un juguete en manos de un niño que hacía lo que quería con él. Así llegaría el cuarto, en botas de Navas, que tras un rechace de Amorebieta subiría uno más al electrónico, a cuatro minutos del final del choque.

Olés, cánticos y fiesta de ahí al final del partido, con una afición que se marchaba contenta con la imagen del equipo y con la esperanza de afrontar otro año ilusionante en lo deportivo, con las nuevas incorporaciones que estime la secretaría técnica.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
Valencia-Sevilla FC: Otro ridículo que invita a tomar decisiones (4-0) https://t.co/A451MPoJJf vía @orgullo_nervion - 12 horas ago