Imagen del partido disputado hoy entre la Juventus y el Benfica
Imagen del partido disputado hoy entre la Juventus y el Benfica

El Benfica, rival del Sevilla FC en la final

El equipo portugués empató en Italia ante la Juventus (0-0)

Por  22:30 h.

El Benfica empató a cero en el estadio de la Juventus y será el rival del Sevilla FC en la final de la Liga Europa el próximo 14, en apenas dos semanas. El equipo portugués ganó 2-1 a la Juventus la semana pasada. El Benfica es el líder de la Superliga y tiene la posibilidad, de nuevo y tras perder la pasada temporada ante el Chelsea, de ganar la Liga Europa. Sin duda, la eliminación de la Juventus ha sido su principal carta de presentación, sobre todo porque el equipo italiano era el anfitrión de la gran final del próximo 14 de mayo y por ello se le daba como favorito.

Como dato importante, el Benfica perderá para la final a tres jugadores importantes, caso de Markovic, Enzo Pérez y Salvio, todos por sanción, y parece que Silvio también será baja por lesión. Será la primera final de la competición entre un equipo español y otro portugués. Además, se da la circunstancia de que el Benfica alcanza su octava final en Europa desde la maldición del húngaro Béla Guttmann, quien auguró a los lisboetas una sequía de títulos después de hacerle campeón continental hace 52 años. Los lisboetas jugarán la décima final europea después de ganar solo las dos primeras (Copa de Europa, 1961 y 1962) y perder las siguientes cinco finales de la máxima competición continental (1963, 65, 68, 88 y 90), una de la UEFA en 1983 y la última de Liga Europa ante el Chelsea el año pasado. Desde entonces, han sobrevolado en la imaginación de los aficionados portugueses las palabras del húngaro Béla Guttmann (1899-1981), quien antes de dejar el club dijo: “El Benfica no volverá a ser campeón europeo sin mí. Me voy”.

La final también servirá de ajuste de cuentas con la anterior temporada cuando el Benfica perdió en cuestión de tres semanas la Liga, la Copa de Portugal y la Liga Europa en duras derrotas decididas en los últimos minutos del partido.
Este año, los lisboetas pueden resarcirse, pues ya han conquistado el campeonato con tres jornadas de antelación y están en la final de la Copa de Portugal.

Redacción

Redacción