Ndiaye y Marin, durante el derbi europeo
Ndiaye y Marin, durante el derbi europeo

El centro del campo, clave en el derbi

Ndiaye tendrá que destruir; Rakitic, que crear

Por  11:50 h.

Las miradas del derbi están centradas en los delanteros, en los que suelen marcar las diferencias. Los sevillistas sueñan con que a Bacca y a Gameiro les salga el partido de sus vidas. Con que Rakitic sea el cerebro de la remontada. Los béticos, en cambio, confían en el de siempre. Rubén Castro es la referencia arriba, aunque en el derbi de la ida fue Leo Baptistao el que tomó protagonismo. Son los jugadores más determinantes a priori, pero todo hace indicar que será el centro del campo la línea clave. El Sevilla debe crear mucho juego ofensivo y no caer en colgar balones en largo como hizo en la segunda parte de partido de ida. Para ello Rakitic será fundamental, de ahí que la principal obsesión de Calderón sea la de destruir el juego ofensivo del equipo rival. Arropará el equipo atrás, pero intentará que los de Nervión no lleguen a las inmediaciones del área de Adán. Serán Lolo Reyes y Ndiaye los encargados de ello y, sobre todo el franco-senegalés, el que se centre en el centrocampista croata.

 

Y es que Ndiaye está siendo de los más destacados desde que llegó en el mercado invernal. Ha rendido tanto de central como en la medular y en el derbi del Ramón Sanchéz-Pizjuán fue un auténtico muro para los sevillistas. De puertas para dentro, en Nervión todos destacaron su papel defensivo, algo que Calderón busca que se repita otra vez. Pero también es cierto que, aunque la pareja que hizo con Lolo Reyes rindió a un buen nivel, el Sevilla llegó a la portería de Adán. Rakitic tuvo que retrasar demasiado su posición, algo que hará mañana desde primera hora, por lo que el croata buscar sobrepasar lo antes posible la línea destrucción para combinar con Marin, Reyes o los dos delanteros.

 

Y aunque el Sevilla jugará el derbi volcado al ataque, el que sea acompañante de Rakitic tendrá trabajo. Porque, aunque el Betis jugará arropado, buscará la velocidad de Cedrick para crear peligro a la contra. Mbia parece que será el único centrocampista defensivo de los de Nervión, sin duda algo arriesgado teniendo en cuenta que no está al cien por cien a nivel físico, aparte de que su compromiso no es el mejor para un partido de tanta importancia. Y, como en todo partido, las defensas también serán determinantes. La del Betis estuvo más que correcta, a a pesar de las ocasiones locales, en la ida. Todo lo contrario que la del Sevilla, que vio cómo en dos de los cuatros disparos verdiblancos el balón terminó dentro de la portería de Beto, si bien es cierto que el guardameta no pudo hacer apenas nada.