El Sevilla aligera a la mitad la nómina de extranjeros en los últimos cuatro años

Por  12:15 h.

La presencia de futbolistas extranjeros ha sido muy importante en la década en la que José María del Nido ha estado al frente del club. Futbolistas de la talla de Daniel Alves, Luis Fabiano, Adriano o Kanouté, entre otros, ha dejado su impronta en el sevillismo. Enumerar sus logros deportivos daría para escribir muchas páginas. 

 
Si bien Del Nido empezó su mandato con una nómina de siete jugadores foráneos (Podestá, Njegus, Alves, Machlas, Toedtli, Torrado y Samways), poco a poco fue incrementándose este número para alcanzar en las temporadas 2007-2008 y 2008-2009 la cifra más alta. Esos dos años, en la plantilla coincidieron hasta 19 futbolistas procedentes de países diferentes a España. Desde la 09-10, el número fue bajando considerablemente temporada tras temporada hasta alcanzar la campaña pasada la cifra de catorce. 
 
Fazio, Spahic, Escudé, Medel, Rakitic, Trochowski, Perotti y Kanouté formaron parte de la espina dorsal del Sevilla de la recién concluida temporada 2011-2012. A estos futbolistas hay que añadir a Cáceres (que se fue traspasado a la Juve), De Mul (que tan sólo llegó a estar convocado en un par de ocasiones), Armenteros (se fue al Rayo), Guarente (jugó algunos minutos en tres encuentros en la recta final del campeonato), Babá (que llegó en el mercado invernal e incluso marcó tres goles en once encuentros) e Hiroshi (aspigado delantero del filial que se estrenó diez minutos en el derbi en Heliópolis).
 
Y de los catorce futbolistas de otros países de la edición pasada, el Sevilla podría incluso comenzar la 2012-2013 con menos de diez. Seguros parecen tener plaza en el primer equipo Fazio, Medel, Perotti, Rakitic, Trochowski, Guarente y Babá. A estos habría que sumar la incorporación del chileno Bryan Rabello (aunque la idea inicial es que juegue en el filial hasta que se adapte al fútbol español). A partir de aquí, se abre el abanico de posibles salidas, como es el caso de Spahic y Escudé, a los que se les ha hecho saber que deben abandonar el club. Asimismo, hay que citar los casos de Lautaro Acosta y Romaric, que el año pasado fueron cedidos al Racing y que en este habrá que esperar a que Míchel decida si se cuenta o no con ellos. Similar es el caso del hispano-colombiano Bernardo, que en febrero fue convocado por Colombia, aunque no llegó a debutar. 
 
A todos ellos podría unirse algún extranjero más si finalmente el club decide realizar algún movimiento en cuanto a posibles llegadas, lo que supondría en este caso algunas salidas de los que no son fijos para Míchel.