Felipe VI, entonces Príncipe de Asturias, le entrega la Copa del Rey de 2012 a Andrés Palop
Felipe VI, entonces Príncipe de Asturias, le entrega la Copa del Rey de 2012 a Andrés Palop

El Sevilla FC, de Juan Carlos I a Felipe VI

Dos títulos de la Copa del Rey han logrado los sevillistas

Por  10:00 h.

La abdicación de Juan Carlos I, tras casi 40 años de fructífero reinado como Rey de todos los españoles, y su sucesión en el Trono por Felipe VI, hasta ahora Príncipe de Asturias, han situado a España en los umbrales de una nueva era de su Historia que el deporte en general -ambos Monarcas fueron olímpicos, Múnich 72 y Barcelona 92, respectivamente- y el fútbol en particular vivirán de pleno por el apoyo que en todo momento recibieron desde la Corona. Siempre se ha afirmado que Don Juan Carlos fue talismán para los diversos conjuntos españoles en competiciones internacionales.

Como en fútbol lo ha sido Don Felipe para el Sevilla FC en sus finales de la Liga Europa, antes Copa de la UEFA, con un rotundo tres de tres en un torneo en el que los blancos dieron un regate histórico a su añeja sequía de títulos. Sevilla, tan vinculada a Juan Carlos I y Felipe VI a través de la Condesa de Barcelona, la muy bética Condesa de Barcelona, Doña María, V. E. R. D. E., ofrece singulares historias futboleras relacionadas con la Casa Real protagonizadas por Sevilla FC y Betis.

Ambos conquistaron en un par de ocasiones el Campeonato de España-Copa de S. M. el Rey bajo el reinado de Don Juan Carlos, en el que las libertades quedaron restauradas, siendo además el conjunto balompedista el primero en inscribir su nombre en el palmarés, tras aquella memorable final disputada el 25 de junio de 1977 en el estadio Vicente Calderón frente al Athletic de Bilbao, resuelta después de 20 penaltis tras prórroga y un empate a dos. Bizcocho llegó a pedirle al árbitro, García Carrión, que partiera el trofeo en dos, dada la tensión nerviosa acumulada por unos lanzamientos de los que huyó el fallecido Benítez, descompuesto tras un fallo suyo que en la prórroga dio origen al gol de Dani, luego igualado por un tanto de López. Esnaola, con su decisiva parada a Iríbar, evitó a Benítez el trance de lanzar su penalti. Unos penaltis que, entre otros, fallaron el también desaparecido Sebastián Alabanda y el hoy presidente de la Federación Española, Ángel María Villar.

Aquella Copa de 1977 que levantó Cobo sirvió para que el Betis del vizcaíno y exjugador rojiblanco Rafael Iriondo se tomara ante el Athletic la revancha de la final perdida por 3-1 en 1931, en un torneo que comenzó como Copa del Rey y acabó en la II República. Un Betis al que la «tolerante» República le había despojado del título de Real que en 1914 le había dado Alfonso XIII y que pese a estar en Segunda logró clasificarse para una final que se jugó en lluvioso y desapacible día en Chamartín.

El primer Campeonato de España que llegó a Sevilla lo hizo en 1935 gracias a los blancos -3-0 al Sabadell- y bajo la denominación de Copa del Presidente de la República, un trofeo que sólo conquistaron Athletic, Madrid y Sevilla FC. Esta copa, custodiada en el museo de la Real Federación Española, ha permanecido expuesta durante un par de meses en la sala de trofeos sevillista.

Si el Betis se adjudicó en 1977 la primera final de la Copa del Rey con Juan Carlos I en el Trono, el Sevilla FC había ganado 38 años antes, recién finalizada la Guerra Civil -25 de junio de 1939, estadio Montjuic de Barcelona-, la I Copa del Generalísimo tras golear por 6-2 al Racing de Ferrol, casualmente el equipo del pueblo del general Franco. El trofeo, entregado a Campanal I, quedó en propiedad de los blancos por tratarse del disputado en el Año de la Victoria. Muchos años después, a este título sevillista se le intentó desacreditar y desligitimar para así desposeerlo de su homologación internacional, una empresa que acabó en rotundo fracaso.

Otra Copa del Generalísimo obtuvo el Sevilla FC -4 de julio de 1948, nuevo Chamartín, hoy Bernabéu- tras derrotar al Celta por 4-1. Fue el postrer título sevillista hasta 2006. No obstante, los blancos alcanzaron las finales de la Copa de España de 1955 -derrota ante el Athletic por 1-0- y 1962 -derrota frente al Real Madrid por 2-1-, últimas alcanzadas antes de la de Eindhoven en la Copa de la UEFA del año 2006.

Desde 1962, la historia de finales de Copa quedó en blanco para el fútbol sevillano hasta el emocionante triunfo de 1977 en los penaltis. Veinte años después llegaría la decepción por la final perdida por el Betis a última hora frente al Barcelona en el Bernabéu, plasmada en magistral foto de J. M. Serrano en ABC con Serra intentando consolar a Alfonso.

Nueva pausa. Hasta el 11 de junio de 2005. Otra vez el Betis, otra vez el estadio Vicente Calderón y otra vez una prórroga tras el 1-1 que fijaron Oliveira y Aloisi. Dani resolvió con su gol para que Cañas levantara el trofeo.

Don Felipe, junto a la última Copa de la Europa League en Turín

Don Felipe, junto a la última Copa de la Europa League en Turín

Un par de años después, 2007, un Sevilla FC bicampeón de la UEFA y campeón de la Supercopa de Europa, sumó su cuarta Copa de España -23 de junio; Chamartín, como en 1948- con un gol de Kanouté al Getafe. Si entonces el trofeo se lo entregó Don Juan Carlos a Javi Navarro, tres años después, 19 de mayo de 2010, Camp Nou, Barcelona como en 1939, una convalecencia del Rey determinó que el Príncipe de Asturias, hoy Felipe VI, presidiera el partido. Fue la primera y única final de la Copa del Rey sin… el Rey, antes de la cual en el vestuario del Sevilla FC, y como estímulo, sonó el audio del gol de Puerta al Schalke 04 con la voz de Jesús Alvarado. Sendos goles de Capel y Navas, Zipi y Zape sevillistas, acabaron con el Atlético de Madrid, campeón de la Liga Europa. El Príncipe de Asturias, reconocido seguidor atlético, se «entrenó» aquella noche con la entrega a Palop de la Copa del Rey, trofeo que quedó en propiedad sevillista por ganar España el Mundial de 2010.  El futuro está por escribir.