El Sevilla no enlaza en Liga tres victorias consecutivas desde hace 28 meses

Por  20:45 h.

Celebración de uno de los goles del Tenerife-SevillaEra sábado 21 de noviembre de 2009 y el Sevilla resolvía la jornada undécima del campeonato liguero en el Heliodoro Rodríguez López  con una victoria por 1-2 ante el Tenerife (goles de Perotti y Renato), que ese año acabaría descendiendo de categoría. El Sevilla sumó su punto número 25, tres menos que el líder por esas fechas, el Real Madrid. Esa victoria ante los tinerfeños guarda un anecdótico recuerdo en la memoria de los sevillistas y de los amantes de las estadísticas, pues fue la última vez que el Sevilla enlazaba tres victorias consecutivas en Primera división. Ante Xerez, Villarreal y el propio Tenerife, el equipo que por esas fechas entrenaba Manolo Jiménez conseguía por última vez sumar tres triunfos consecutivos.

Y este “récord” se podría igualar este Lunes Santo ante el Mallorca de Caparrós si el conjunto que dirige Míchel logra vencer a los insulares. Desde aquella tarde tinerfeña en el Heliodoro, hasta el próximo lunes —fecha en la que se disputa el Sevilla-Mallorca y que cierra la jornada trigesimoprimera— habrán pasado 863 días o lo que es lo mismo, 2 años, 4 meses y 12 días. Hasta cinco entrenadores diferentes, algo significativo del devenir deportivo del club tras la marcha de Juande, han tenido la oportunidad de igualar este nueve de nueve en estos últimos 28 meses, pero ninguno de ellos lo ha conseguido.

 

Esta jornada, Míchel tendrá su segunda oportunidad de igualarlo, desde que tomó las riendas del banquillo nervionense. En la anterior, el Sevilla logró siete puntos de nueve con el actual técnico. Ganó al Osasuna en casa 2-0, venció en Mestalla al Valencia 1-2, pero empató en el Sánchez-Pizjuán la semana siguiente ante el Atlético de Simeone (1-1). Anteriormente, con Marcelino de entrenador, el Sevilla también desperdició su oportunidad esta temporada. Ganaba 0-1 al Zaragoza en La Romareda para, a la siguiente semana, derrotar al Getafe en Nervión por 3-0, pero a la tercera volvió a «pinchar»; en este caso perdía ante el Levante (1-0). En total, seis de nueve.

 

El equipo afronta este lunes su tercera ocasión —segunda de Míchel— para lograr el tres de tres. Tras vencer en jornada intersemanal al Racing por 0-3, conseguir idéntico resultado en su visita al recién ascendido Granada de Abel Resino, el lunes a las 22.45 aproximadamente se conocerá si los de Míchel han sido capaces de igualar aquella racha «histórica» (por el tiempo transcurrido más que por el hecho en sí) del actual entrenador del Zaragoza, Manolo Jiménez.

Mezclando las competiciones liguera y copera sí enlazó tres triunfos seguidos el conjunto sevillista en anteriores temporadas, algo que no ha podido hacer este año. Estuvo a punto de lograrlo este año entre Liga y Copa justo cuando los sevillistas afrontaban los dieciseisavos de final ante el San Roque de Tevenet. En la ida ganó el Sevilla 0-1 y en la vuelta también (2-1), pero en medio se coló el Real Madrid en Liga en el Sánchez-Pizjuán para romper esta estadística con una escandalosa derrota (2-6).

 

Del once titular que saltó al césped del Heliodoro en noviembre de 2009, el único futbolista que podría saltar desde el inicio ante el Mallorca el Lunes Santo es Jesús Navas, habida cuenta de que Míchel confiará en la dupla atacante formada por Negredo-Del Moral en detrimento del malí Kanouté, titular en Tenerife aquel año y teórico suplente este lunes. Por aquellas fechas, Jiménez puso en liza a Luis Fabiano y Kanouté como delanteros, aunque acabaron jugando Negredo y Romaric.

 

Además, resulta curioso que desde aquel once, seis futbolistas ya no pertenecen al club (Konko, Marc Valiente, Squillaci, Renato, Zokora y Luis Fabiano), otros dos están actualmente lesionados o recién salidos de una lesión: Javi Varas y Fernando Navarro; y otros dos tienen todas las papeletas para estar en el banquilllo: Kanouté y Perotti. Así que tan sólo sería el palaciego Jesús Navas el que repetiría.

 

El rival que visita el césped nervionense esta semana es el Mallorca de Caparrós, un equipo al que el Sevilla se ha enfrentado en Primera hasta en 45 ocasiones. El balance es positivo para los locales, puesto que ha salido victorioso en 17 ocasiones, las mismas en las que han acabado en tablas por las once en las que los tres puntos volaron hacia Palma.