El Sevilla permite a Poulsen quedarse con su selección

Por  9:21 h.

ImageEl futbolista danés del Sevilla, Christian Poulsen, elegido mejor jugador de su país en los dos últimos años, se convirtió en uno de los protagonistas del triste espectáculo que se vivió en Dinamarca la noche del sábado, donde el colegiado, el alemán Herbert Fandel, tuvo que suspender el encuentro a falta de un minuto, tras ser golpeado por un aficionado danés que saltó al campo enfurecido por la expulsión del centrocampista del Sevilla. Poulsen le había propinado un puñetazo al sueco Markus Rosenberg en el estómago, golpeo que fue visto por uno de los asistentes de Fandel. «Pido disculpas a todos por mi acción, me vi envuelto en una situación con el jugador de Suecia porque me había provocado dos veces. Le golpeé y vi la roja, lo siento mucho», declaró el mediocentro.

El club nervionense se puso ayer en contacto con el futbolista danés y en un principio le ha dado permiso para que continúe concentrado con su selección, lo que hará que se incorpore a los entrenamientos del Sevilla a partir del jueves. Así pues, salvo giro inesperado, el centrocampista no llegará hasta dos días antes de jugar el encuentro ante el Mallorca. Eso sí, el sevillista no correrá el peligro de lesionarse en el próximo encuentro, pues a buen seguro que la UEFA le impondrá un duro castigo de sanción.

Ataques de la prensa sueca

La prensa sueca fue muy dura con el jugador, al que calificaban como «idiota», al igual que al agresor del árbitro. Para el tabloide sueco «Aftonbladet», hubo dos idiotas en el Parken de Copenhague, uno en la grada, otro en el campo -por el jugador del Sevilla-, y «con amigos como ésos, a Dinamarca no le hacen falta enemigos». Este diario da las gracias a ambos por regalarle el triunfo a Suecia, en un encuentro con final de «escándalo y vergüenza». Esas palabras son las que usa también el tabloide «Expressen», que critica además la seguridad del estadio «Dagens Nyheter».

La otra cara de la moneda en los envites internacionales la tuvo el ruso Kerzhakov, autor de tres de los cuatro goles que su selección le endosó a Andorra. El delantero no podía ayer disimular su satisfacción. Jugó en el estadio del Zenit -su antiguo equipo-y fue aclamado al término del encuentro.

«Mis padres y mi mujer han asistido el partido y a ellos les dedico mis goles, al igual que a mi hija Dasha, que es muy pequeña todavía». Kerzhakov dio las gracias especialmente al público, que llenó las gradas del estadio Petrovski. «Como siempre, el público ha estado fenomenal. Pero eso no me sorprende, pues he jugado muchos años en este campo y sé cómo saben apoyar a los suyos», resumió.

{moscomment}

Redacción

Redacción