El técnico vasco durante una rueda de prensa de la UEFA
El técnico vasco durante una rueda de prensa de la UEFA

Emery, ante la única cláusula del «éxito» para reivindicarse en Nervión

Entretanto, inquietud en Valencia por los últimos movimientos de Caparrós, ahora representado por Doyen

Por  4:30 h.

Una vez más, cuando peor pintaban las cosas en el horizonte del técnico vasco y contra el devenir deportivo del Sevilla en la presente campaña, Unai Emery sacó a relucir su mejor versión, aparcando los nada aconsejables ataques de entrenador y los capítulos más oscuros de su libreta para pasar a gestionar de forma excelente y desde los argumentos de la coherencia los recursos de una buena plantilla que, resultados aparte, vuelve a transmitir la sensación de remontar el vuelo en la fase decisiva de la competición. Curiosa condición, la de motivarse en las cuestas más abruptas, que el de Fuenterrabía repite por enésima vez desde que aterrizó en el banquillo nervionense. Son tres los puntos de inflexión que marcan esa trayectoria de dientes de sierra. El primero se produjo tras el convulso arranque de la Liga. El equipo llegó a situarse como colista tras la derrota en la quinta jornada en Mestalla (3-1), pero Emery supo apagar rápidamente el incendio de las críticas solventando de forma radical el comprometido escenario a base de triunfos y otorgando una mayor solidez y equilibrio al equipo.

El Sevilla pasó del hoyo a presentar su candidatura a la lucha por los puestos europeos. En ese periodo, el vasco fue capaz igualmente de cortar la vergonzante racha para un club como el Sevilla de haber estado más de trece meses sin ganar fuera de casa. Otro de los momentos espinosos de la temporada le llegó con la frustrante eliminación copera a manos del Racing, cuyos jugadores, para imprimir más heroicidad a la gesta propia y sonrojo de los nervionenses, llevaban varios meses sin cobrar. El 0-2 de los cántabros en el Sáchez-Pizjuán levantó un auténtico polvorín en las gradas, pero, de nuevo, Emery utilizó el grave tropiezo como un resorte para su equipo: se ganó en Villarreal y al Getafe con un fútbol muy vistoso en casa, y se empató en las dos salidas consecutivas al Martínez Valero y al Vicente Calderón. Por tercera vez en la temporada entraría en barrena el Sevilla dejando una pésima imagen en las tres derrotas seguidas contra el Levante, el Málaga y el Barcelona. A más de uno le entró la sensación de que ahí se terminaba prácticamente la temporada y el periplo de Emery. Nada más lejos de la realidad, porque lo cierto es que el vasco ha vuelto a cultivar, en este caso, las dudas positivas revirtiendo la situación. Ha enlazado cinco buenos resultados y está en octavos de la Liga Europa. Y dio, por cierto, una lección de gran entrenador sobre la pizarra en el último choque ante la Real.

Con la sombra de Caparrós sobrevolando su tejado, Emery todavía está tiempo, aunque no lo va a tener nada fácil. La realidad es que termina contrato en junio y nadie le ha dicho que seguirá en el Sevilla. A pesar de que se había generado una pequeña confusión en las últimas semanas, las personas que manejan la documentación que vincula actualmente al de Fuenterrabía con el Sevilla confirman que no existe ninguna cláusula de renovación automática por clasificar al equipo a competición europea. La única cláusula, por tanto, que garantizará la continuidad de Emery será la del «éxito». O lo que es lo mismo, completar un brillante tramo final de temporada sin renunciar incluso a la lejanísima cuarta plaza o hacer realidad el sueño latente de Turín -sede de la final de la Liga Europa- que está tan sólo a seis partidos.

Entretanto, hermetismo absoluto en el primero de los candidatos al banquillo: Joaquín Caparrós. Es cierto que el utrerano está en Valencia más que cómodo, pero eso no evita que en la planta noble del Levante exista un clima de ansiedad y preocupación por su futuro. Este mes de marzo será clave. El conjunto granota espera certificar la permanencia, y con ello sentarse a negociar con el utrerano su ampliación. Fue la condición que impuso el propio técnico, sobre quien algunos interpretan que podría estar ganando tiempo. Los dirigentes granotas saben perfectamente que si Caparrós recibe la propuesta en firme del Sevilla, están perdidos, y por eso hay prisa. Si el Levante agarra la permanencia y Caparrós opta por aplazar la reunión el recado no será nada positivo.

Aunque, sin duda, uno de los aspectos que más preocupa al Consejo de Quico Catalán es que el sevillano haya cambiado recientemente de agencia de representación. No es un movimiento habitual de alguien que está plenamente convencido de su situación. El nuevo agente de Caparrós es Juanma López, quien gestiona en España los designios de Doyen, fondo que ha trabajado con el Sevilla con Kondogbia, Babá, Manu, Botía, Negredo… y que lleva a otro utrerano, José Antonio Reyes.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 16 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @RadioTaronja: ALBELDA: "Ha sido una buena victoria...bueno me callo hasta que acabe que aún me siguen dando desde lo de M'Bia" (@tjcope) - 3 días ago