Emery, con Nzonzi y otros compañeros en el stage de La Manga (foto: Agencia Loof)
Emery, con Nzonzi y otros compañeros en el stage de La Manga (foto: Agencia Loof)

Emery: cómo echó a Nzonzi, la mentalidad competitiva de Sevilla y la pelea de los capitanes

El vasco se sincera y destaca su paso por el club de Nervión

Por  11:50 h.

Interesante entrevista la que ha publicado el diario El País con Unai Emery como protagonista. El exentrenador del Sevilla se ha sincerado con este medio y ha hablado de cosas sobre las que nunca se ha referido. Ahora en el PSG, Emery hace un balance de toda su carrera deportiva y, cómo no, hay una parte importante del Sevilla. Así, Emery se refiere a cómo recuperó a Nzonzi después de echarlo de un entrenamiento, cómo tiene previsto publicar un libro titulado ‘Mentalidad competitiva’ basado en su paso por el Sevilla o cómo tuvo que levantar al vestuario de los de Nervión donde, por ejemplo, los capitanes no se hablaban: “Yo llegué al Sevilla en enero de 2013 y era un equipo roto. Los dos capitanes ni se hablaban. Fíjese que lo que más se destacó del Sevilla de las tres Europa league es la unión del equipo… ¡Pues cuando yo llegué los dos capitanes ni se hablaban! Se llevaban mal. Estaban enfrentados. Se llevaban fatal. Spahic estaba mal, Reyes parecía finiquitado… Estaban a mitad de tabla y sumaban dos años sin Europa… Reyes estaba más de jugar al balón que al fútbol y el Betis nos sacaba doce puntos… En esa primera temporada no nos metimos en Europa. Nos clasificamos porque el Rayo y el Málaga no cumplían con los requisitos económicos de la UEFA. ¡Entramos de rebote! Jugamos dos previas y fuimos campeones de la Europa League. ¡Eso es una oportunidad! Hay que trabajar la idea de disfrutar de las oportunidades”.

Emery explica las evoluciones de Nzonzi, quien se quiso ir del Sevilla: “Cuando fui al Valencia sí que tenía un equipo perfecto para el 4-2-3-1 con Silva y Villa. Yo siempre he jugado 4-3-3 y 4-2-3-1. El Valencia estaba armado claramente para jugar con dos pivotes. Era muy fácil. En Sevilla no. Había que hacer tantos cambios que tuve que encontrar cómo jugar y cómo competir. Eso es un proceso. ¿Qué es competir? Saber cómo somos mejores: con balón, sin balón, con la posesión, sin la posesión, con un sistema, con otro, con qué jugadores… Si te cambian cada año diez jugadores importantes… Nzonzi, por ejemplo. Hace un año lo eché del entrenamiento porque no quería entrenar. Me vino y me dijo que se quería marchar. Y yo le dije: “Tómate tres días de descanso; fuera nadie se enterará. Vente el lunes. Olvídate. Te vas tres días a casa y hablamos”. Se quería marchar porque no estaba bien. No se hacía a Sevilla, a la ciudad. Volvió el lunes y le dije: “¿Qué?”. Y me dice: “¡Sigo!”. Luego, después de aquello, a partir de diciembre el jugador dio un rendimiento muy bueno. Este año con Sampaoli es la confirmación. ¡Eso es un proceso!”.

Y Emery tiene muy buenas palabras para el Sevilla, de hecho tiene previsto escribir un libro basado en el club de Nervión: “El entrenador debe conseguir un equipo competitivo. Ascendí al Lorca y al Almería y con el Valencia nos clasificamos tres veces para la Champions. El Valencia no ha vuelto a hacerlo, pero entonces eso no tenía mérito. En mi último año en Valencia hice un libro: Mentalidad Ganadora. Fíjate si fui valiente. Todos mis detractores en Valencia decían: “¡Pero si no gana nada!”. Mentalidad ganadora no la tiene el que gana, sino el que siempre busca mejorar. Ahora quiero hacer un segundo libro: Mentalidad Competitiva. Es lo que más aprendí en Sevilla. ¿Qué es competir? Cuando tú tienes unos mimbres, ¿cómo haces para ser el mejor? Tienes a Iborra, ¿y cómo eres mejor con él? Yo empecé en el Sevilla jugando con jugadores como Rabello que tocaban muy bien el balón pero no eran competitivos. Los tuve que poner cuatro partidos y… ¡No competía! Tenía calidad pero cuando se enfrentaba a rivales un poco mejores no competía. ¿Qué es competir? ¡Demostrar tu calidad con oposición! Luego tuve que cambiar el equipo. Es un proceso de aprendizaje. El Tata Martino fue al Barcelona y no entendía el juego del Barcelona. No cualquiera puede entrenar al Barcelona. Tienen que ser entrenadores que entienden esa idiosincrasia, que sepan cómo es la estructura, cómo es el juego… y luego adaptarte a Messi”.

Redacción

Redacción