José Castro, en un instante de la entrevista concedida a ABC. Foto: Jesús Spínola
José Castro, durante una entrevista concedida a ABC (Foto: Jesús Spínola)

En la diversidad y en la ambición reside «el sello» de José Castro

Tras medio año como presidente del Sevilla, sus ideas de apertura en las decisiones importantes le diferencian

Por  7:17 h.

En la entrevista que mantuvo el presidente del Sevilla FC , José Castro, con ABC destacó una afirmación que pasó algo desapercibida para la mayoría y que refleja que su estilo pretende ser diferente al de su antecesor, José María del Nido. Queriendo evitar malas interpretaciones, Castro dejó claro que a él no le gustan los «personalismos» a la hora de dirigir al Sevilla, como ocurre en otros clubes o, esto lo argumenta el que escribe, su antecesor en el cargo. El discurso de José Castro es diferente, mejor o peor, según quién lo mire, pero el utrerano es un hombre más tranquilo, conciliador y abierto a opiniones de lo que era Del Nido. El ex presidente era un hombre más vehemente, algo que vino muy bien a un club acomplejado en años anteriores y que, bajo sus arengas, conquistó cosas que muchos no soñaban con alcanzar. No obstante, esa osadía chocaba con algunos aficionados y provocaba la reacción airada de los rivales. Castro actúa de forma diferente. Al sevillista le puede resultar a veces algo insulso, sobre todo en ocasiones en las que alzar la voz se antoja casi necesario, pero no es la manera de proceder del presidente.

 

Decíamos que José Castro no quiere personalismos en la gestión del Sevilla FC. Su intención es abrir las toma de decisiones a todo el consejo de administración, un consejo que se irá renovando con los años y en el que tendrán cabida todos los hombres fuertes en Sevillistas de Nervión, agrupación que instauró una estabilidad accionarial de la que se siente partícipe el máximo dirigente sevillista. De hecho, entiende que «esa estabilidad accionarial permite que le dejen trabajar a uno». Ya antes de acceder al cargo, José Castro sabía que se iba a encontrar con las comparaciones con Del Nido. No en vano, se trata del mejor presidente de la historia del club, y como amigo suyo nunca atentará contra la gestión de su antecesor, aunque no comparta ciertas formas que tenía en su proceder y no las critique nunca públicamente. «No somos la misma persona, vemos algunas cosas de forma diferente, pero en lo básico pensamos igual y por eso la transición ha sido más fácil», reconocía en estas mismas páginas. Una de esas diferencias era a la hora de tomar decisiones importantes, tanto en lo deportivo, como en lo institucional. José Castro entiende que el comité ejecutivo debe decidir, pero con la participación en sus decisiones del resto del consejo. Del Nido tenía la convicción de que bastaba con Monchi, Vizcaíno y él para llevar a cabo ciertas tareas.

 

Otro de los logros que ostenta José Castro es el regreso de José María Cruz. Un hombre muy preparado, referente en los éxitos económicos del Sevilla, que salió casi por la puerta de atrás por diferencias en las formas de entender la gestión de la entidad. Castro le convenció para regresar y darle su sitio, consciente de que José María Cruz es un activo intangible para el Sevilla. Además ha renovado el consejo y una de las secciones más polémicas del club, el departamento de marketing, donde la desgastada figura de Manuel Vizcaíno estaba creando protestas en un sector del sevillismo. Ramón Loarte, al que hay que ver aún con el tiempo, trae nuevas ideas y un trato distinto, algo que pretende que se note desde su primera gran prueba, la campaña de abonos de la próxima temporada. José Castro habla muy bien de él.

 

Ambición en lo deportivo

 

Algo en lo que sí se asemeja el actual presidente del Sevilla FC a su antecesor es en la ambición. El primer título europeo sumado en Turín bajo su gestión ha animado si cabe aún más al dirigente utrerano a seguir buscando la gloria deportiva. Volviendo a las metas que tenía el club antes de la renovación, del proyecto « a tres años» que anunciara Del Nido en una rueda de prensa el verano pasado, José Castro ha cifrado el objetivo del equipo para la temporada venidera en obtener una plaza para la Liga de Campeones. Insiste en que esa ambición debe ser coherente con la coyuntura que tiene un equipo como el Sevilla FC, con menor presupuesto que sus rivales directos: Atlético, Athletic y Valencia. De hecho «en ningún caso es un fracaso entrar en Europa», recordó para no perder las referencias. Para esta tarea, Castro confía ciegamente en la labor de Monchi, que tuvo un amago de dimitir como consejero y director deportivo, pero al que quiere en su equipo, conocedor de que la labor del director deportivo es la que ha gestado el Sevilla FC de los títulos, también este último.

 

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
jajaja, la cara de 'Qué hago yo entre semejantes personajes?' https://t.co/VZNOkB2ygw - 2 horas ago