Época de estrés para Monchi y sus colaboradores

Por  0:30 h.

Romaric es uno de los jugadores difíciles de colocarDifícil, muy difícil es la tarea de perfilar la primera plantilla del Sevilla para la próxima temporada. A medida que el club ha ido creciendo también ha ido aumentando la nómina de futbolistas y ahora ocurre en el club de Nervión lo que suele pasar en todos los que pueden considerarse de primer nivel, y es que hay que elegir a los que han de formar parte del plantel para la siguiente competición y hay que tomar decisiones respecto a los que no tienen sitio en el grupo.

Si se hacen cuentas sale que entre jugadores totalmente consagrados en el vestuario, fichajes, prometedores canteranos, cedidos que vuelven a casa y probables descartes, Monchi y sus colaboradores tienen alrededor de cuarenta nombres que manejar, de modo que conformar el grupo que tendrá que comandar Antonio Álvarez para el ejercicio venidero es una labor complicada y al mismo tiempo delicada. Además, siempre cabe la posibilidad de que en cualquier momento aparezca una oferta irrechazable por algún jugador con el que se cuenta y las puertas estarán abiertas hasta el último momento a incorporaciones según las circunstancias de la pretemporada. Es tiempo de estrés para los miembros de la secretaría técnica.

Variación gradual

El Sevilla se caracteriza por avanzar en su planificación pronto y rápidamente, y de hecho este año ya ha contratado a dos nuevos futbolistas para cubrir necesidades urgentes, pero es verdad que con el mercado parado y los clubes mirando muchísimo el gasto, este verano el trabajo se va a alargar. Y hay que recordar que Álvarez empezará a trabajar en diez días para realizar una primera concentración en Costa Ballena del 12 al 23 de julio. Habrá diferencia entre el grupo de estas primeras semanas y el que esté para competir en la Supercopa de España (presumiblemente 14 y 21 de agosto) y en la eliminatoria preliminar de la Liga de Campeones (18 y 25 de agosto), y volverá a haberla cuando arranque la Liga.

Jugadores como Palop, Varas, Fazio, Drago, Squillaci, Escudé, Fernando Navarro, Dabo, Konko, Adriano, Jesús Navas, Zokora, Renato, Capel, Perotti, Guarente, Kanouté, Luis Fabiano y Negredo deben tener sitio asegurado en el plantel, aunque Adriano dice cada día que se quiere ir, Luis Fabiano ídem (ayer declaró a un diario inglés, presuntamente, que decidirá tras el Mundial si se marcha al Milan o al Manchester United) y Navas es la pieza más cotizada en el mercado nacional. Cala se une a la lista tras su renovación y parece que tendrá otra oportunidad Acosta. Luego tienen que definir futuro gente como Casado, Armenteros (podría volver al Banfield argentino), David Prieto, Crespo, Chevantón, Koné, José Carlos, Rodri, Carreño, Redondo, Marc Valiente, De Mul y Alfaro (que hará la pretemporada con Álvarez y ayer insistió en su ilusión), así como otros dudosos, como Duscher o Lolo, habrá que ver la evolución de Sergio Sánchez y será una patata caliente Romaric, que jugó 36 partidos de Liga sin convencer en su primer ejercicio (sólo 19 en el segundo) y todavía dice en su web que en la final de la Copa demostró que puede recuperar ese nivel, lo cual no es suficiente porque para ganarse un sitio en este grupo hay que hacer muchos más méritos. Insiste en que quiere seguir, pero el Romaric conocido no cabe en el vestuario. Lo que pasa es que costó ocho millones de euros, tiene contrato hasta 2013 y difícilmente va a cobrar en otro sitio lo que aquí. Será, sí o sí, una clave espinosa de esta planificación.

Puedes leer este artículo en ABC de Sevilla