Éxtasis de Champions

Por  21:00 h.

Increible y emotiva victoria del Sevilla FC esta noche en Almería en un partido que clasifica al club hispalense para la próxima edición de la Champions League con un gol en el descuento de Rodri. Un canterano rompió las tablas en un partido en el que los locales demostraron no ser una comparsa y donde Negredo estuvo a punto de estropear la noche con una auto expulsión por insultar al colegiado. Sellado el gran objetivo de la temporada, sólo resta culminarlo con el título de Copa del Rey el miércoles.

Almería 2 Sevilla FC 3
2 – Almería
Esteban; Michel, Chico, Acasiete, Ortiz; Corona, Soriano (Ortiz, min. 74), Borzani; Piatti (Alex Quillo, min. 74), Crusat (Nieto, min. 74) y David Rodríguez.
3 – Sevilla FC
Palop; Stankevicius (Rodri, min. 81), Squillaci, Escudé, Luna; Jesús Navas, Renato, Zokora, Capel (Perotti, min. 70); Negredo y Kanouté.
Goles
0-1, min. 16, Kanouté; 1-1, min. 45, Soriano; 1-2, min. 53, Chico (p.p); 2-2, min. 78, Juanma Ortiz; 2-3, min. 94, Rodri.
Árbitro
Rubinos Pérez (C. madrileño) amonestó a Soriano, Crusat y Ortiz, por el Almería; y a Zokora, Stankevicius y Squillaci, por el Sevilla. Expulsó con roja directa a Negredo.
Incidencias
Noche agradable en el estadio Juegos del Mediterráneo. Terreno de juego en perfectas condiciones. Unos 18.000 espectadores en las gradas, de los cuales un millar eran sevillistas.

El encuentro arrancaba con un conjunto local en tromba y un Sevilla que no había ‘salido’ aún de la caseta. Las ocasiones se sucedían una tras otra en la meta de Palop, y los locales demostraban rápido que no iban de comparsa. Los laterales se veían desbordados por los veloces extremos almerienses, que estrellaron un balón al larguero y reclamaron un penalti por mano de Stankevicius dentro del área. Cinco ocasiones en el primer cuarto de hora mostraban a las claras la pájara de los sevillistas.

Sin embargo, si tienes a Kanouté en tu equipo todo es más fácil. Un balón colgado desde la derecha por Navas lo remataba perfectamente el malí para adelantar al Sevilla. Cabezazo impecable del africano que sumaba el gol número 200 en la cuenta de la pareja letal que forma con Luis Fabiano.

No obstante, Stankevicius era desbordado continuamente por Crusat, origen de todas las jugadas de ataque almeriense. La sangría en la banda del lituano terminaría originando el empate local. Soriano empalmaba un buen pase desde la izquierda para anotar un gol psicológico que, junto a las noticias en Mallorca, dejaban fuera de Champions al Sevilla. Era necesario salir de la caseta con otra cara en la reanudación.

Y a los ocho minutos de la reanudación el Sevilla volvió a golpear. Buen contragolpe dirigido por Capel que pasa a Navas en banda para que este la ponga al área y Chico la metiese en su propia portería. Gran comienzo pero restaba mucho partido ante un partido que para nada estaba comprado.

Navas y Capel eran dos estiletes que seguían haciéndole daño constantemente. Sin embargo, Negredo cometía la estupidez de la noche auto expulsándose por un insulto al colegiado. Diez hombres para aguantar 25 minutos de partido al máximo de intensidad. Álvarez buscaba más control de balón dando entrada a Perotti por Capel. El Mallorca sentenciaba su partido y la presión se hacía mayor para el Sevilla. Y más fuerte se haría con el empate con un golazo de Juanma Ortiz con un fuerte disparo desde fuera del área que se coló por la escuadra.

Había que ir a morir y Álvarez metía en el campo a Rodri, quitando a un defensa, el lituano Stankevicius. Squillaci estuvo cerca de marcar el tercero y en una contra el Almería pudo matar el encuentro. Un Sevilla, naturalmente volcado en ataque, dejaba muchos espacios en defensa. Y en el último minuto, cuando todo parecía perdido, apareció Rodri, canterano tuvo que ser, para meter al Sevilla en la gloria europea.