Fernando Navarro y diez más

Por  0:30 h.

Fernando Navarro, en un partido ante el MallorcaEl lateral izquierdo es el segundo jugador del Sevilla (el primero de campo) que llega a 250 partidos en la Primera división.
Acababa de cumplir 19 años y Carles Rexach, entonces entrenador del Barcelona, le dijo que saliera del banquillo y comenzara a calentar. Era el 7 de octubre de 2001 y un joven Fernando Navarro se disponía a escribir el primer capítulo de su carrera futbolística en la élite. Fue en el estadio de Riazor. Entró en el minuto 50 para sustituir a Reiziger y el resultado final fue de dos a uno favorable para el Deportivo de La Coruña. Desde entonces, 250 han sido los encuentros que ha jugado el defensa en el campeonato de la regularidad (divididos en 21 con el Barcelona, siete con el Albacete, 106 vistiendo los colores del Mallorca y 116, por ahora, con el Sevilla). Es el trayecto de un jugador hecho a sí mismo y capaz de convencer a todo entrenador que se le cruce en su camino que debe contar con él. ¿Por qué? Pues porque lo da todo. Se vacía en el terreno de juego. Así, al menos, lo dicen los que lo han dirigido y han podido entrenarse con él.

Palabras como temperamento, intensidad, carácter, competitivo, trabajador o ganador son repetidas por los preparadores consultados por ABC. Desde César Ferrando, su entrenador en el Albacete hace ocho temporadas, hasta Marcelino García Toral, su preparador en el Sevilla hasta el pasado mes de febrero, elogian la actitud de un futbolista que, con algunas limitaciones de carácter técnico, es capaz de suplir cualquier adversidad con un fuerte temperamento. Es la forma en la que se forjó el defensa, un futbolista que ha sido capaz de jugar 250 partidos en la que llaman mejor Liga del mundo, una cifra al alcance de muy pocos.

De hecho, en el Sevilla actual sólo el meta Andrés Palop ha jugado más encuentros, 273. Figuras como Reyes, 230; Navas, 238; Kanouté, 204, Del Moral, 188 o Negredo, 164, están por debajo del catalán.

Una de las personas que mejor conoce al lateral es el entrenador Gregorio Manzano. Lo dirigió en dos etapas bien distintas, en el Mallorca de 2006 a 2008 y en el Sevilla durante unos ocho meses (hasta junio de 2010). «Fernando tiene algo que es clave para triunfar. Vive para el fútbol. Es íntegro, tiene pundonor. Le podrá salir o no, pero su entrega nadie la pone en duda». También César Ferrando, entrenador del Albacete en la temporada 2003-2004, recuerda la profesionalidad del jugador. «Me sorprendió el carácter ganador que tenía. Era casi un niño, pero llegó con un hambre espectacular. Había tenido una lesión importante el año anterior con el Barcelona y con nosotros lo que necesitaba era entrenar y entrenar. Lo hizo y terminó la temporada jugando como titular».

Sus técnicos en el Sevilla, igualmente, tienen un recuerdo inmejorable. El primero que lo entrenó fue Manolo Jiménez. El hoy preparador del Zaragoza ya conocía el carácter competitivo del catalán. «Teníamos a Adriano, a un jugador muy distinto. Monchi me planteó varias posibilidades. Yo lo vi claro». Antonio Álvarez destaca la intensidad que pone el defensa hasta en los entrenamientos. «Es el prototipo de jugador que cualquier entrenador querría tener en su equipo. Tiene un carácter perfecto para jugar con la máxima intensidad». Marcelino, su técnico en el Sevilla hasta hace apenas dos meses, manifestó que una de las cosas que más le gustaba del defensa era su deseo por ayudar a los demás. «Piensa en el grupo primero. Eso es muy importante. Tengo un recuerdo inmejorable. Es un jugador profesional, muy trabajador. Si piensas en Fernando piensas en ganas de mejorar continuamente. Es un luchador nato».

Algunos compañeros del barcelonés, caso de Kanouté y Escudé, ambos capitanes y junto con Navas y Palop los únicos que militan en el actual equipo que han ganado los seis títulos, hablan de forma parecida. También Abelardo, uno de sus primeros «amigos» en el Barcelona, coincide en el mismo análisis. El de Mali, en declaraciones al programa «A Balón Parado», de SFC TV, llegó a desvelar una conversación con Fernando tras un encuentro. «Le dije que si algún día tenía algún problema lo llamaría para que se viniera conmigo… Tiene una manera de darlo todo impresionante». Escudé, por su parte, se quedó con la capacidad del jugador para transformarse en los terrenos de juego. «A él lo que le gusta es estar con su familia, estar tranquilo, pero cuando se mete en un campo cambia totalmente». Fernando Navarro y la forma de llegar a 250 partidos en la élite.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Dr (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
⚽️⚽️⚽️ 👏🏼👏🏼👏🏼 https://t.co/ioKi5AZRXA - 22 horas ago