Nasri, en un lance del Sevilla FC- Villarreal
Nasri, en un lance del Sevilla FC- Villarreal

Fin a una racha del Sevilla de 27 partidos marcando en LaLiga como local

El meta del Villarreal, Asenjo, rompió la capacidad del Sevilla en la faceta goleadora

Por  9:50 h.

Sergio Asenjo, primero con el penalti parado a Nasri, y después con la extraordinaria acción para detener un remate de cabeza de Iborra a falta tan sólo de unos minutos para que acabara el partido, salvó a su equipo de la derrota, condenó al Sevilla a un empate e imposibilitó que el cuadro nervionense siguiera ampliando una racha que lo había colocado en lo más alto pues llevaba 27 partidos consecutivos marcando en LaLiga en el Ramón Sánchez-Pizjuán. El registro data desde la temporada pasada, la 2014-15, una campaña en la que el entonces equipo entrenado por Unai Emery se hizo muy fuerte como local para terminar logrando plaza europea (hay que recordar en este sentido que estuvo durante toda la campaña pasada sin ganar como visitante).

Silencio en Nervión

La fuerza del Sánchez-Pizjuán se perdió justo el día en el que el protagonismo también estuvo en la grada, sobre todo, tras la polémica suscitada una vez que el club anunció el pasado jueves que no iba a dejar entrar cualquier distintivo del grupo Biris tras la última reunión con Antiviolencia. Los Biris anunciaron el sábado por la noche a través de un comunicado que no animarían y así fue. Lo llamativo, sin embargo, fue el apoyo del resto de los aficionados a los Biris con cánticos desde incluso antes del partido. Arrancó desde Gol Sur y se extendió por el resto de los sectores. También la gran mayoría protestó la polémica decisión del colegiado, Undiano Mallenco, al no señalar un claro penalti cometido a Jovetic, con gritos de «corrupción en la Federación». Antes del encuentro, varios aficionados estuvieron repartiendo pegatinas con la frase de «yo soy Biri».

El silencio hizo por momentos, incluso, que en algunas ocasiones se pudiera escuchar hasta los futbolistas. Sólo algunas palmadas tratando de animar a los futbolistas de Sampaoli se escucharon en un partido que sin duda generó muchos comentarios de todo tipo. El momento en el que Gol Norte se levantó fue en el minuto 16 para homenajear a Antonio Puerta. No sería hasta el final del partido cuando el grupo Biris comenzó a gritar «Pepe Castro, marioneta» en un día, sin duda, triste para el sevillismo, no sólo por el resultado y la imposibilidad de ganar al Villarreal en el Sánchez-Pizjuán, sino por el ambiente gélido que se vivió durante toda la jornada de ayer.

Redacción

Redacción