Francia, una mina para el Sevilla FC

Por  4:22 h.

ImageHasta hace poco años el mercado de futbolistas francés era un territorio sin explotar por parte de la secretaría técnica sevillista hasta hace bien poco. Durante años atrás, las miradas del club iban más dirigidas a prolíficas fuentes futbolísticas como Brasil, de donde llegaron Baptista, Daniel Alves, Adriano o Luis Fabiano (a pesar de que jugaba en el Oporto, ya fue seguido en su época en Sao Paulo). La verdad es que las cosas les fueron muy bien a los sevillistas, ya que a parte de la aportación de estos futbolistas, sólo con los dos primeros el club se ha embolsado alrededor de 60 millones de euros, lo que le ha permitido expandir sus miras y alcanzar cotas muy altas.

No obstante, ahora las miras del club de Nervión se dirigen hacia otras localizaciones. Una de ellas es el mercado francés, o de futbolistas originarios de dicho país, hasta ahora poco atendido. La lista comenzó con Kanouté, que si bien vino procedente del Tottenham inglés, comenzó su carrera profesional en el Olympique de Lyon, de donde partió a tierras británicas. El malí, con pasaporte francés, ha convertido un total de 43 goles en liga en las tres temporadas que ha disputado en el Sevilla FC.

El siguiente que llegó procedente del fútbol galo es el exquisito central Julien Escudé, que llegó procedente del Ajax de Ámsterdam. El club holandés lo adquirió tras unas buenas campañas en el Stade de Rennais y en Cannes, de dónde procede y el lugar en el que esta semana le han hecho ciudadano de honor.

La joya de la Corona, Seydou Keita

Pero el gran ejemplo de la fecunda fuente de futbolistas criados en Francia es el del también malí Seydou Keita. El centrocampista llegó al Sevilla procedente del RC Lens, siendo prácticamente un desconocido, y se convirtió en una pieza indispensable en el esquema de Juande, primero, y de Jiménez después. A pesar de que el futbolista ha decidido marcharse al FC Barcelona, ha dejado una gran sensación como futbolista, además de triple de dinero del que costó.

El último ejemplo de todo lo dicho anteriormente es el flamante último fichaje del Sevilla FC, Abdoulay Konko, nacido y criado futbolísticamente en Marsella. Hemos de esperar que el lateral, ex del Génova, rinda a buen nivel, tal y como lo ha hecho en las filas del club italiano, dónde se ha convertido en uno de los jugadores más cotizados del país transalpino.

Pero la lista no acaba en los que ya han llegado, puesto que el club de Nervión sigue explorando al país vecino, con sus miras puestas en nombres como Romaric o Squillaci. Además, sonaron con fuerza otros como Gomis o Chretrién, que finalmente no vendrá tras la llegada de Konko.

Lo único cierto en todo esto es que el Sevilla FC tiene, como ya ha quedado demostrado una importante estructura de ojeadores y que la secretaría técnica funciona al máximo nivel, lo que se está traduciendo en resultados deportivos e institucionales.

Redacción

Redacción