Con Manzano prácticamente sentenciado, el club busca alternativas

Por  5:00 h.

«En el Getafe hay dos que son muy buenos, uno es Boateng y el otro, Manu del Moral. Pues ninguno de los dos jugó». Con estas frases un miembro del consejo del club de Nervión dejaba a las claras la gran decepción existente con el entrenador del Sevilla, Gregorio Manzano, tras aplicar un sistema tan defensivo ante uno de los peores equipos de la categoría, el Getafe de Míchel —sólo había conseguido cuatro puntos de los últimos 27—. En el club de Nervión están que trinan con el dibujo táctico del jiennense y entienden que en ningún momento fue a por la victoria, mostrándose como un equipo menor y falto de ambición. De hecho, este fue el aspecto que más enfadó a los dirigentes del Sevilla, pues, además de la pésima imagen que dio en el Coliseum Alfonso Pérez Muñoz, se certificó algo que se veía viendo desde hacía ya varios meses: en los momentos clave, falla.

Los números de Manzano en el campeonato de la regularidad son bastantes negativos para los intereses del club, aspirante esta temporada a jugar la Champions League, con sólo 38 puntos en 27 jornadas (tras ganar once partidos, empatar cinco y perder otros once). Y, para más <CF2>inri</CF>, los resultados tan negativos han llegado, sobre todo, con los equipos de abajo, algo incomprensible para un conjunto que aspira a jugar en Europa. Ha perdido puntos en Nervión contra el Almería (1-3), el Málaga (0-0), el Racing (1-1), el Getafe (1-3), el Deportivo (0-0) y el Mallorca (1-2), mientras que las derrotas más sonadas fuera ocurrieron en El Molinón, contra el Sporting de Gijón (2-0), y en Alicante, ante el Hércules (2-0), además de la del sábado, en Getafe (1-0). En definitiva, y con los equipos de la zona media baja, el Sevilla ha perdido 31 puntos.

Así las cosas, y a falta de seis jornadas para que se acabe el Campeonato, en el club sevillista ya dan casi por sentenciado a Manzano (a pesar de que públicamente insistirán en mostrarle su apoyo) y se centran en buscarle un sustituto de cara a la próxima temporada. Como es lógico, en el Sevilla están trabajando desde hace ya varios meses en la planificación de la siguiente campaña —un ejemplo es el fichaje de Trochowski— y se han mantenido contactos —en algunos casos, a través de intermediarios— con distintos entrenadores para conocer cómo está el mercado. Uno de ellos es Joaquín Caparrós. El de Utrera, según su agente, Gorka Arrinda, está en estos momentos inmerso en la lucha por entrar en Europa, precisamente, ante el Sevilla (y el Español y el Atlético), y no quiere descentrarse con otra cuestión. De hecho, según su representante, en estos momentos no se puede decir que vaya o no a seguir en el Athletic. Palabras oficiales al margen, en el entorno de Caparrós no ocultan que al utrerano le hace especial ilusión volver a liderar el proyecto sevillista, con la cantera como piedra angular y con algunos fichajes en colaboración con Monchi, con el que guarda una excelente relación.

Otro de los entrenadores que gusta mucho a la dirección deportiva del Sevilla es el argentino Marcelo Bielsa, con el que también ha habido contactos para conocer cuál es su predisposición de cara a entrenar al equipo blanco. El ex seleccionador de Chile, controvertido y apodado el «Loco», ya le dijo «no» hace unos días al Newell’s Old Boys, club en el que es una eminencia —de hecho, el nombre del estadio del equipo argentino se denomina Marcelo Bielsa en su honor—.