geta4

Sevilla FC: un golazo entre demasiadas carencias

El Sevilla cumplió y se llevó los tres puntos de Getafe, pero lo hizo dando una versión muy pobre que sólo se salvó con el taconazo de Ganso

Por  8:51 h.

Tres puntos más. Cuatro en dos jornadas. Lo verdaderamente importante lo consiguió el Sevilla FC anoche, de modo que el análisis, aunque negativo, se debe hacer sabiendo que, de momento, cumple numéricamente. No ocurre lo mismo con las expectativas. Porque sí, los de Nervión se marchan al parón liguero en la zona media de la tabla, por lo que no hay nerviosismo ni se han encendido las alarmas. Pero lo que no desaparece es el runrún de que este equipo, este proyecto, no termina de carburar. Cumple con los objetivos, porque lo hizo en la Liga de Campeones y lo ha hecho, por ahora, en LaLiga, pero ni mucho menos ofrece lo que se esperaba de él. Por nombres y por dinero. El Sevilla, de momento, no está definido. No se sabe muy bien a qué juega. Tiene calidad en el centro del campo y arriba, pero no es protagonista. Ni siquiera ayer, cuando estuvo, durante muchos minutos, a merced de un recién ascendido como el Getafe. Los madrileños pusieron más sobre el terreno de juego, sobre todo a la hora de hablar de intensidad y ganas. Y así, aunque haya una diferencia de calidad considerable entre dos equipos, el mejor suele pasar apuros. Eso es lo que le ocurrió a un Sevilla que sigue generando dudas y sólo se salvó del empate por una genialidad de Ganso. El brasileño, desaparecido durante todo el encuentro y centro justificado de casi todas las críticas, marcó un golazo de tacón que valió tres puntos. Pero el tanto, de una belleza importante, no debe servir para tapar las demasiadas carencias que se aprecian a día de hoy. Tanto del propio Ganso, como del equipo en general. Eduardo Berizzo, entre rotaciones y bajas obligadas, no ha terminado de dar con la tecla, lo cual está generando un debate que no debe sorprender en un club de la ambición y autoexigencia del Sevilla. Lo primero es ganar, sí, pero también hay que convencer porque así llegarán más victorias, sobre todo pensando en luchar con los mejores de España y Europa. El parón les vendrá bien a los de Nervión para hacer autocrítica y buscar la mejora de cara al futuro.

Y es que el partido fue malo en líneas generales. De inicio a fin. No hubo tramo en el que el Sevilla estuviera cómodo, sobre todo porque el centro del campo lo tuvo perdido siempre. El técnico no pudo contar con Nzonzi ni Banega y los sustitutos no estuvieron a la altura. Ni Krohn-Dehli ni, sobre todo, Ganso, aunque éste terminara arreglándolo. Sin control en la medular, los de Berizzo sufrieron atrás y apenas aparecieron arriba. Nolito, Navas y Ben Yedder casi ni lo intentaron, mientras que en la defensa tuvieron muchos errores tanto Mercado como Pareja. Menos mal que Kjaer va entonándose y fue apagando los fuegos que generaban sus compañeros, porque la realidad es que el nivel defensivo de los de Nervión en este inicio de temporada está dejando bastante que desear. Un recién ascendido puso en demasiados apuros a un equipo que, en teoría, debe luchar por la tercera plaza e inquietar lo máximo posible a Real Madrid y Barcelona. Y lo peor fue que no hubo reacción. El Sevilla se encomendó a que el Getafe fallara en la última elección de las jugadas y a que Sergio Rico estuviera acertado, como así ocurrió. El portero salvó en alguna ocasión a los suyos durante la primera mitad, en la cual la diferencia entre los dos equipos fue mayor. Por un lado estuvieron las ganas, el control del centro del campo y los acercamientos de los madrileños. Enfrente, la pasividad y la falta de ideas de los sevillistas. De este modo, y con Jorge Molina y Amath esperando la mínima para inaugurar el marcador, lo mejor era resetear en el descanso.

Esto no ocurrió, ni siquiera cuando se fueron sucediendo los cambios por parte de Berizzo, pero la calidad se paga y ahí el Sevilla le saca mucha ventaja al Getafe. Con menos intensidad en esta segunda mitad, la victoria para los de Nervión sólo podía llegar a balón parado o en una jugada aislada, como ocurrió en el minuto 83. Fue entonces cuando Ganso, que había estado trotando durante 82 minutos -como también hizo Nolito, por ejemplo- sacó a relucir un taconazo de su chistera. El brasileño, especialista en este tipo de jugadas, recogió un mal centro de Mercado para introducirlo en la portería de Guaita sin casi tiempo para que los locales pudieran reaccionar -Muriel pudo sentenciar-. Fue un destello dentro de tanta mediocridad. Lo justo para sumar tres puntos y llegar al parón bien colocado y con la idea de mejorar. Porque todos, jugadores y entrenador, son conscientes de que hay mucho trabajo por delante. Mejor llevarlo a cabo con una victoria.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
Noveda derrota del @RealBetisEPlus en nueve partidos. Y, por supuesto, otra paliza. La vergüenza continúa, pero los… https://t.co/MYIpepIOCq - 9 horas ago