La huelga y acabar séptimo, una combinación fatal para el Sevilla

Por  0:30 h.

Si el año pasado fue la final de la Copa del Rey la que tuvo en ascuas a los aficionados del Sevilla prácticamente hasta el final (sin fecha y sin estadio por culpa de una mala gestión en la organización del calendario), ahora parece que en la Liga de Fútbol Profesional, LFP, les ha dado por volver a marear la perdiz con una huelga que podría causar unos auténticos quebraderos de cabeza al fútbol español, entre ellos al Sevilla.

En el día de hoy está previsto que se reúnan con la titular del Juzgado de Primera Instancia número 63 de Madrid los representantes de la LFP y de los seis clubes (entre ellos, el propio club de Nervión) contrarios a la huelga antes de decidir cautelarmente si es vinculante el acuerdo para hacer el paro o, si por el contrario, lo declara nulo. Y de ello, podría depender, en gran medida, el futuro más cercano del Sevilla.

Lo explicamos: si hay huelga, la LFP propone que la última jornada pase de final de mayo al 12 de junio (pues en medio hay partidos de las selecciones, marcado por el calendario FIFA). Con ello, y anteponiendo la normativa del máximo organismo del fútbol mundial, que «obliga» a los clubes a darle una cuatro semanas de vacaciones a sus futbolistas, los jugadores del equipo blanco no volverían a concentrarse hasta prácticamente un mes después, en pleno mes de julio y estropeando, en gran medida, las posibilidades que se le presentan al Sevilla en Norteamérica y, sobre todo, en el mercado asiático, continentes de los que ha recibido sendas ofertas para hacer una gira.

Pero, además, lo radicalmente opuesto para los intereses del club de Nervión llegaría si el equipo de Manzano acabara en séptima posición, que da plaza para jugar en competición europea pero desde la tercera fase de clasificación o, o lo que es lo mismo, participando desde finales de julio.

Si esa explosiva combinación se diera (huelga y acabar séptimo) el conjunto sevillista apenas tendría dos semanas para preparar el primer encuentro de la Liga Europa, tiempo insuficiente para competir por muy débil que sea el rival. La actividad en las pretemporadas vienen dadas por la fuerte intensidad en la carga de trabajo, con hasta tres sesiones, y preparando a los jugadores para un duro calendario de nueve meses, por lo que jugarte gran parte de la temporada a las primeras de cambio, sólo podría calificarse como de locura. Además, la participación del argentino Federico Fazio, el chileno Gary Medel y el uruguayo Martín Cáceres (serios candidatos a jugar la Copa América) y el español Diego Capel, que tendrá que jugar el campeonato europeo sub 21, quedarían también en el aire. Si bien, la baja del charrúa podría no contabilizarse si el Sevilla, con una opción de compra sobre el jugador valorada en tres millones de euros, no se quedara finalmente con el defensa sudamericano.

Así las cosas, no es de extrañar que Del Nido y los suyos estén intentando por todos los medios que la juez Purificación Pujol, que ha citado a las dos partes a las diez de la mañana, no pare el campeonato y deje el futuro más cercano del fútbol español sumido en un auténtico quebradero de cabeza.

Sea como fuere, la decisión que tome hoy la magistrada puede tener una incidencia clave en el futuro próximo de la entidad de Nervión, que podría variar sus planes y trastocadas sus alineaciones en función de si se disputa o no la jornada trigésima. Se tome la decisión que se tome, el principal afectado será el futbol español, por la imagen que está ofreciendo más allá de sus fronteras por la falta de previsión de horarios.

Puedes leer esta información en ABC de Sevilla