Im pre sio nan te

Por  0:25 h.

ImageEl Sevilla FC se ha impuesto por 2-1 al Barcelona y le arrebata el liderato cuando se entra en el último tercio de la Liga y después de un emocinante partido, en el que los de Nervión jugaron muchos minutos en inferioridad y los visitantes, posteriormente, acabaron con nueve.

El partido se las prometía, porque al Pizjuán llegaba el líder pero le esperaba el segundo clasificado a sólo dos puntos de desventaja, y el choque no defraudó a nadie, porque hubo alternancia en el marcador, penaltis fallados, expulsiones y, sobre todo, mucha intensidad e igualdad.

Se vio claro desde el inicio que Frank Rijkaard respetaba a los rojiblancos y que no iba a mandar alegremente a los suyos al ataque, al formar con una línea de tres centrales ayudados por dos laterales, con lo que la intención fue la de que el Sevilla adelantara metros para salir a la contra.

La disposición táctica no le pudo salir mejor a los azulgranas, porque a los trece minutos un balón largo a la derecha del ataque visitante fue recogido por Zambrotta en una posición muy protestada por fuera de juego, pero el árbitro dejó seguir y el italiano centró para que Ronaldinho, de cabeza y libre de marca, no perdonara ante Palop.

La línea de cinco defensas del Barça se reforzó aún más con el 0-1 y el Sevilla no lo tuvo claro para superar esa barrera pese a los intentos de Adriano, por la izquierda, y el tándem Daniel Alves y Jesús Navas por la derecha.

Cuando el conjunto nervionense, en un par de acciones, había encontrado la fórmula para encontrarle la espalda al Brcelona, llegó una desconcentración en defensa que obligó a Aitor Ocio a hacer penalti a Ronaldinho y que provocó, además, que el colegiado lo expulsara. Sólo la buena intervención de Palop al lanzamiento de la pena de Ronaldinho evitó que el partido quedara prácticamente sentenciado antes de que se cumpliera la media hora de juego.

El penalti fallado, pese a que el Sevilla sufrió otro contratiempo con la lesión de Renato, sirvió de revulsivo para los de Juande Ramos.Hasta tal punto el Sevilla superó la adversidad que, en inferioridad numérica, dominó al rival y logró el empate antes del descanso con un gran remate por bajo del ruso Kerzhakov.

En la segunda parte pareció que el técnico holandés no dio la orden de ir descaradamente a por el partido, pese a estar el adversario mermado de efectivos, pero el Sevilla tampoco quiso arriesgar mucho vistas las circunstancias. No obstante, la calidad de los azulgrana con el balón en los pies siempre fue motivo de preocupación para un conjunto de Juande Ramos que redobló esfuerzo para, amarrar el empate.

La historia cambió radicalmente cuando una falta a Kerzhakov al borde del área la tradujo en gol Daniel Alves a la hora de partido y poco después el Barça también se quedó con diez por la expulsión de Giuly.

El 2-1 hizo a Rijkaard mover rápido el banquillo e ingresaron Eto’o y Saviola para encontrar el máximo poder ofensivo, pero el Sevilla ya estaba muy crecido y además se favoreció de otra expulsión, ahora la de Zambrotta.

En la fase final del choque, el Sevilla, que ahora fue el que jugó en superioridad, también fue el que pasó apuros para detener las acometidas de los azulgrana, aunque a la contra pudo sentenciar con el tercero y hasta con un cuarto.

Redacción

Redacción