¿Qué tal se le dan al Sevilla los arbitros italianos?

Por  21:10 h.

ImageLa dirección del árbitro italiano Gianluca Paparesta en el Shakhtar Donetsk-Sevilla de mañana será la octava a cargo de un colegiado transalpino desde el regreso del club sevillista a Europa tras una década de ausencia, y el balance de estos encuentros no puede ser más alentador.

El Sevilla ha saldado sus últimos siete encuentros arbitrados por italianos con cinco triunfos, un empate que certificó su pase a las semifinales de la pasada edición de la Copa de la UEFA, y una derrota intrascendente, pues ésta se produjo en la última jornada de la liguilla de 1/32 cuando los sevillistas ya estaban clasificados.

El propio Paparesta abrió la serie en la vuelta de la primera eliminatoria de la temporada 2004-05, cuando el Sevilla ganó por 1-2 en el campo del Nacional de Madeira portugués. Esa misma campaña, en la última jornada de la liguilla, el Sevilla perdió en Lille (1-0) un encuentro dirigido por Domenico Messina que el entonces técnico sevillista Joaquín Caparrós afrontó con todos sus suplentes, puesto que el pase a los dieciseisavos de final ya estaba asegurado.

La temporada pasada, Matteo Trefolini arbitró el partido de vuelta de la ronda previa, en el que el Sevilla se impuso por 0-2 al Mainz 05 alemán, que había conseguido empatar en el Sánchez Pizjuán.

En la segunda jornada de la subsiguiente liguilla, Paolo Bertini fue el encargado de impartir justicia con ocasión de la visita del Vitoria de Guimaraes portugués, que cayó derrotado por 3-1.

Stefano Farina arbitró el partido de vuelta de los cuartos de final en San Petersburgo frente al Zenit, un choque el Sevilla empató a uno e hizo así buena su victoria en la ida. El partido de vuelta de la semifinales frente al Schalke 04 alemán, ganado por el Sevilla con un gol de Puerta en la prórroga, también estuvo dirigido por otro italiano, Massimo de Santis.
Esta misma temporada, el mencionado Farina fue el designado por la UEFA para impartir justicia en Mónaco, con ocasión de la Supercopa continental que el Sevilla ganó tras batir (3-0) al FC
Barcelona.

Sin embargo, todos estos precedentes favorables no han conseguido lavar el recuerdo del funesto arbitraje de otro italiano, Luigi Agnolin, en 1984, en un partido que el Sevilla perdió (3-2) en el José Alvalade de Lisboa frente al Sporting de Portugal.

{moscomment}

Redacción

Redacción