“Ir a Turín sin entrada propia tendrá un riesgo del 100% de no entrar”

El club avisa a sus abonados

Por  13:45 h.

Tanto el presidente José Castro, como José María Cruz y Jesús Arroyo, quisieron dejar bien claro la férrea legislación que existe en Italia en cuanto al acceso a los estadios de fútbol. Cabe recordar que las entradas para la final serán nominales y que sólo se podrá acceder al estadio presentando el DNI para acreditar que se es el titular de dicha entrada. Entradas que sólo podrán ser adquiridas por los socios, respetando el orden de antigüedad, y sin que exista la posibilidad de poder ceder la compra de la entrada a otra persona. Así, Cruz quiso dejar claro este asunto de la siguiente forma: “¿Se van a controlar a todos? No lo sé. ¿Tienen derecho a hacerlo? Sí. La información que nos transmite UEFA es que aproximadamente un 10% de los 2.000 aficionados del Benfica se quedaron fuera porque quienes portaban las entradas no eran quienes las que la habían adquirido. Certeza absoluta de que se compruebe al 100% de los aficionados, no, posibilidad de que sean todos, sí”.

El dirigente sevillista continuó: “Puede suceder, porque sabéis que durante al menos todo el año UEFA a través de su Web pone a la venta un número importante de entradas a la final. Esas personas han comprado una entrada, las han comprado a su nombre, y les va a pasar exactamente igual que a los abonados del Sevilla. Existe el riesgo y queremos alertar de que algún aficionado del Sevilla se presente en Turín con una entrada que no está a su nombre, porque tendría un riesgo en mi opinión del 100%, de que se quede fuera. Son normas que evidentemente no las ha puesto el Sevilla, sino que se aplican a todos los partidos que se juegan en Italia y se está aplicando con mucho rigor”.

“No vamos a demonizar a UEFA. UEFA es el organizador de la competición, como propietario que es. UEFA tiene el derecho a establecer el reparto que estime oportuno. El Sevilla y el Benfica ayer no expresaron una norma oficial porque conocen las reglas del juego. Siempre transmitimos que si hubiera un mayor número de entradas disponibles, irían más aficionados. No queremos trasladar una queja de que UEFA abusa”, añadió.