Juande medita la oferta del Tottenham y se activa la salida de Daniel Alves

Por  10:24 h.

ImageEn el Sevilla no hay tiempo ni para celebrar ni para digerir el quinto título conseguido en quince meses por el binomio José María del Nido-Juande Ramos, ya que éste pudiera romperse en breve, sin necesidad de que concluya la temporada 2007-2008. Esa posibilidad es al menos la que está meditando el propio entrenador manchego ante la más que golosa oferta que le ha planteado el Tottenham Hostpurs para que se haga cargo del equipo londinense inmediatamente.

En el club de Nervión guardan silencio al respecto, ya que aunque están al tanto de todo lo que se viene rumoreando desde que trascendió la reunión mantenida por Juande con emisarios del Tottenham en el hotel Alfonso XIII, prefieren mantenerse a la expectativa, dado que el técnico de Pedro Muñoz no les ha comunicado nada al respecto ni en un sentido ni en otro.

Según se comenta en Inglaterra, pese a la goleada al Derby County por 4-0 del pasado sábado, el puesto del entrenador Martin Jol está más que en entredicho, de ahí que urjan a Juande Ramos para que decida si está dispuesto o no a hacerse cargo del Tottenham lo antes posible. La oferta económica que le han hecho al todavía entrenador del Sevilla mejora sustancialmente lo que percibe en el club de Nervión sin necesidad de ganar títulos y, además, le otorga plenos poderes a la hora de contratar refuerzos. Además el contrato sería de cuatro o cinco temporadas, lo que le permitiría planificar a medio plazo. Lo que no está claro es si esas mismas condiciones se las mantendrían si Juande optara por aplazar su fichaje por los «Spurs» hasta la próxima temporada.

Juande, que el sábado, poco antes de partir hacia Madrid para disputar la Supercopa de España, negaba, no sin cierto nerviosismo por haberse desvelado su reunión presumiblemente secreta, los contactos con el club londinense, tiene ante sí la difícil papeleta de elegir entre renunciar de momento a un contrato fabuloso, o seguir con un proyecto deportivo sólido como es el del Sevilla actual y no abandonar el mismo en un momento tan inoportuno como el presente, a pocos días de arrancar la Liga, con la participación en la Champions casi asegurada y una glamurosa Supercopa de Europa ante el Milán en puertas.

Ahora es a Juande al que le toca pronunciarse y bien haría en hacerlo públicamente para no seguir alimentando rumores ni seguimientos más o menos discretos sobre sus próximas reuniones.

La puja por Daniel

Y mientras se aclara o no el futuro inmediato de Juande, el que parece que estará, irremediablemente, lejos del Sánchez-Pizjuán es el de Daniel Alves. Su notable actuación en el Santiago Bernabéu ha reactivado el interés del Real Madrid, al que el propio futbolista brasileño no dudó en regalarle los oídos con sus declaraciones después del sonrojante 3-5 que le endosó el Sevilla. Como la planificación deportiva del club que preside Ramón Calderón cambia de orientación con la misma facilidad que una veleta, el nombre de Daniel Alves vuelve a sonar con fuerza. De momento sigue paralizando la marcha de Cicinho a la Roma, ante la posibilidad de mantenerlo como moneda de cambio en la operación. Según comentaban la pasada madrugada en la SER, el Sevilla estaría dispuesto a traspasar a Daniel Alves por 27 millones de euros, más el fichaje de Cicinho, valorado en doce millones por el propio Madrid. Mientras tanto, el Chelsea ha retomado las negociaciones y al parecer estaría dispuesto a mantener el acuerdo alcanzado la semana pasada en Madrid con José María Cruz y Monchi, cifrado en un total de 36 millones de euros.

Mientras tanto, José María del Nido salía ayer al paso de las manifestaciones de Alves al término del partido en el Bernabéu. «Me parece muy bien -dijo en Radio Nacional- que diga lo que quiera porque tiene libertad para hacerlo, pero tiene cinco años de contrato con el club y, siguiendo nuestra política, sólo se irá si llega una oferta que califiquemos de fuera de mercado. Sólo entonces cederemos. Si no, cumplirá su contrato. Ya hemos rechazado 35 millones, así que imagínese lo que podemos pedir por él».

{moscomment}

Redacción

Redacción